Estadio online | ES | EUS
Menu

Actividad física y ansiedad

Actividad física y ansiedad

La ansiedad es el problema de salud mental más común: afecta a casi un tercio de los adultos en algún momento de su vida. Diversos estudios individuales han demostrado que la actividad física puede reducir el riesgo de ansiedad. Ahora, la revista Depression and Anxiety ha publicado la primera revisión a gran escala. Los revisores han analizado 14 cohortes, o grupos, en 13 estudios de calidad moderada a alta que incluyeron a más de 75.000 personas a quienes los estudios siguieron durante más de 357.000 años-persona. Lo has leído bien. Ese número no es un error tipográfico, un «año-persona» se refiere al número de personas multiplicado por el número de años en que el estudio los siguió, lo cual permite que el estudio represente el total de años evaluados.

Los resultados indicaron que las personas con altos niveles de actividad física informada por ellos mismos tenían menores probabilidades de ansiedad que aquellas con niveles más bajos de actividad física. Los altos niveles de actividad también parecían proteger contra la agorafobia y el trastorno de estrés postraumático. Estos resultados se evidenciaron tanto en niños como en adolescentes y adultos.

Fuente: Schuch F.B., Stubbs B., Meyer J., Heissel A., Zech P., Vancampfort D., Rosenbaum S., Deenik J., Firth J., Ward P.B., Carvalho A.F., Hiles S.A. «Physical activity protects from incident anxiety: A meta-analysis of prospective cohort studies». Depression and Anxiety. 17 de junio de 2019.