Estadio online | ES | EUS
Menu

Gorka Iturriaga

¡Sigue moviéndote!

Se nos está acabando el verano, el tiempo de ocio se reduce y llega la hora de volver a horarios y rutinas en las que la actividad física y el deporte no pueden faltar. Los peques y estudiantes para mejorar su desarrollo físico e intelectual. Los adultos, para evitar el sobrepeso, luchar contra el sedentarismo, combatir el colesterol y enfermedades cardiocirculatorias, haciendo frente al estrés y mejorado su auto concepto. Y nuestros mayores para alargar la vida y hacer que ésta sea de mejor calidad. Una alimentación equilibrada, con aporte de verduras y frutas que es lo que menos comemos y mejora enormemente nuestro equilibrio. Un descanso reparador, durmiendo en torno a 8 horas para preparar de nuevo al cuerpo para la jornada siguiente. Y sobre todo, con una actividad física regular, moderada y bien planificada, que nos ayude a poner nuestro cuerpo “a punto”, no visitaremos al médico salvo para las revisiones periódicas que tanto favorecen para controlar puntualmente nuestra salud. Siempre es complicado saber qué actividad hacer, siempre se pueden buscar una y mil excusas para no practicar, pero lo que está claro hoy en día, tanto desde el ámbito público como privado, es que existe una extensa oferta para cualquiera que sea la necesidad de cada persona. Si sois personas que no tenéis hábito de realizar actividad física de forma regular y os cuesta mucho, poneos pequeños retos que podáis ir superando y adaptar las actividades a vuestra capacidad y posibilidades, nunca al contrario. Es recomendable que antes de hacer ejercicio, os hagáis un chequeo y en cualquier caso haced caso a los profesionales. Ya veréis cómo en cuestión de semanas, os sentís mejor. Tendréis mejor humor, tendréis ganas de hacer cosas que hacía tiempo no os sentíais capaces. Y en cuestión de unos meses, la actividad física será una pieza fundamental en vuestras rutinas diarias. Para los jóvenes en especial, en los que las prácticas de ocio cada vez se alejan más del deporte y el movimiento pero que disponen de toda la salud del mundo para hacer cualquier cosa, decirles que no existe cosa más placentera, que poder disfrutar con los amiguetes y colegas de unos paseos en bici, de un buen partido de cualquier deporte, del monte, la escalada… y esto lo tenemos mucho más barato que otras alternativas más costosas y menos saludables. También son abundantes, las personas que por cualquier dolencia puntual o crónica, o que por algún tipo de enfermedad, piensan que no pueden hacer ejercicio. Pues sabed que cada vez son más las enfermedades que requieren de práctica física regular para su recuperación o mantenimiento. Pues bien, ¡preparados,...listos,…un momento! Ahora que nos disponíamos a salir, será bueno recordaros que cuando hagáis actividad física, primero preparéis el cuerpo con un buen calentamiento que nos ayude a prevenir lesiones, y posterior a él volváis a bajar la intensidad para de dejar el cuerpo listo para la vida normal. Por otro lado, elegir una actividad con la intensidad adecuada y no copiéis sistemas de entrenamiento de grandes campeones que están muy lejos de nuestra capacidad. Cada individuo es un agente independiente y autónomo que responde de formas muy variadas a los diferentes estímulos. Lo que si está claro, que si hacemos ejercicio entre 3 y 5 días por semana, alrededor de 45 minutos por sesión, seguimos una progresión coherente con el aumento de intensidades de forma gradual, nuestra meta, que no es otra que una vida saludable, la tendremos muchísimo más cerca. Con estas recomendaciones y cambiando algunos hábitos, como subir y bajar escaleras, desplazándonos a todas partes en bicicleta o paseando, en vez de hacerlo en medios de transportes motorizados y evitando estar muchas horas sentado delante de la televisión y los ordenadores, no habrá nadie que os pare. Ahora creo que si estamos listos. Preparados,…listos,…ya! Ánimo y por tu salud: ¡muévete y disfruta!