Estadio online | ES | EUS
Menu

Montse Otero

Año Nuevo : ¡ Actividad !

Con el fin de año a la vuelta de la esquina, empezaremos a plantearnos objetivos para el nuevo que estrenaremos. Es el momento perfecto -¿por que no hoy?- para hacer una reflexión sobre lo que queremos conseguir o cambiar a lo largo de este nuevo año que en breve comenzaremos y firmar así un compromiso con nosotros mismos. Seguro que hay algún que otro objetivo que nos marcamos año tras año y no conseguimos materializar. Y para que no nos vuelva a pasar, vamos a marcar unas premisas que nos ayuden. En primer lugar, debemos priorizar los objetivos que nos vamos a marcar.
Es decir, debemos pensar en aquello que es más importante, y en lo que realmente merece invertir nuestro tiempo. Estoy segura que uno de los objetivos principales que nos plantearemos cada año tendrá que ver con mejorar nuestra salud y calidad de vida. Tenemos a nuestro alcance una forma sencilla de lograr ambas cosas: “ser más activos”. Por lo tanto, nos marcamos como objetivo prioritario para el próximo año 2007 mejorar nuestra salud y calidad de vida. Prioritario porque si nos falta la salud, difícilmente podremos llevar a cabo el resto de propósitos que nos hagamos. Hasta este punto todo perfecto, hemos decidido el objetivo a conseguir y también la forma de conseguirlo: “siendo más activos”. Ahora necesitamos alguna estrategia que nos ayude a mantener nuestro compromiso a lo largo de todo el año, que es lo difícil. Una posibilidad es que premiemos nuestro esfuerzo si cumplimos el compromiso adquirido. Puede ser cualquier cosa que nos guste, un capricho, eso que tanto nos apetece pero nunca nos permitimos … Pues bien, ahora es el momento de definirlo para regalárnoslo si conseguimos mantener nuestro compromiso durante todo el año. Muy bien, ahora sólo falta anotar lo que hacemos para asegurarnos que estamos cumpliendo con lo que nos hemos marcado. Un consejo es, a principio de año, coger un calendario bien grande para que sea testigo de nuestro compromiso. En él, de forma clara debajo de cada día, anotaremos las actividades y hábitos que vayamos realizando para lograr nuestro objetivo. Ahora sólo nos falta elegir las actividades. Sabemos que el invierno no es una época que nos empuje especialmente a hacer ejercicio pero cualquier momento es bueno para empezar y, además, vivimos en un entorno privilegiado que nos ofrece enormes posibilidades para mantener un estilo de vida más activo. Tenemos una gran oferta de actividades físico deportivas en numerosas instalaciones polideportivas, nuestro entorno natural nos brinda la posibilidad de practicar actividades como el senderismo, el esquí, la bicicleta … sin grandes desplazamientos y nuestras ciudades y pueblos tienen recorridos ideales para pasear. Pero además de estas actividades, podemos también cambiar algunos hábitos diarios para conseguir ser más activos. Hoy es un día perfecto para comprometerse con uno mismo a no coger el ascensor para salir o entrar en casa o del trabajo al menos tres días a la semana; a ir al trabajo andando al
menos un día a la semana; a dar un paseo al menos dos días a la semana; a hacer unos quince minutos de estiramientos al menos tres días a la semana mientras escucho música tranquilamente en casa … ¿Cuántas pequeñas cosas podemos cambiar en nuestros hábitos de vida sin demasiado esfuerzo y conseguir un estilo de vida más activo? No es necesario un cambio drástico, ni adquirir todos estos buenos hábitos de la noche a la mañana. Lo que debemos hacer, es comprometernos a realizar una actividad o a cambiar uno o dos hábitos. Es muy importante que los objetivos que nos marquemos sean realistas, exigentes pero alcanzables. Vamos a dar pequeños pasos, pero firmes. Vamos a comprometernos con un pequeño cambio para alcanzar esa vida más activa y el siguiente año nos marcaremos nuevos objetivos. Después de haberme marcado yo también los objetivos para el nuevo año, me permito ahora pedir un deseo, que estas palabras animen a alguno de los lectores a llevar una vida más activa e invertir así en la salud, que es nuestro bien más preciado y que, en gran parte, depende de nosotros mismos.