Estadio online | ES | EUS
Menu

David Peris

El decisivo papel de madres y padres

El deporte aporta múltiples beneficios, no sólo deportivos, sino también personales y sociales. El joven deportista que realiza una buena práctica deportiva aprenderá a relacionarse con otros, a tolerar las adversidades, aceptar normas y asumir compromisos, desarrollará su personalidad y su cuerpo, entre otros aspectos educativos, fisiológicos y personales. De esta forma los entrenadores, responsables organizativos, árbitros, los propios deportistas… y, por supuesto los padres y las madres tienen una gran responsabilidad que repercute directamente en que los jóvenes deportistas se beneficien de lo que significa una práctica deportiva de calidad. También es importante que a estos niños y niñas, les inculquemos el hábito de hacer deporte, porque eso hará que mejoren, también cuando sean adultos, su calidad de vida. Y para ello es necesario que los jóvenes disfruten haciendo deporte y aprendan a hacerlo convenientemente. ¿Qué pueden hacer los padres y las madres para que sus hijos adquieran hábitos deportivos adecuados? Los padres y las madres tienen un papel fundamental para que los hijos gocen de una buena práctica deportiva y hagan deporte durante toda su vida. A continuación presentamos unos consejos prácticos:
• Elige adecuadamente la práctica
deportiva de tus hijos: no todas las prácticas deportivas son buenas para todos los jóvenes. La edad y las características personales son elementos que hay que tener muy en cuenta a la hora de elegir el deporte que más convenga a nuestros hijos. Además, cómo y quién realiza los entrenamientos, qué objetivos pretende la organización deportiva, el tipo de competición -si es que la hay-, la organización de los grupos de entrenamiento, las instalaciones… son elementos a tener en cuenta y que hacen que el deporte sea adecuado o no para tus hijos.
• Deja que tus hijos intervengan en la decisión: tanto porque tienen que aprender a aceptar a asumir el compromiso que supone hacer deporte, como para aceptar la responsabilidad que eso significa, empezar a tomar sus propias decisiones… como para implicarlos en la actividad, es necesario que tus hijos intervengan en las decisiones relacionadas con su deporte. Es adecuado que tú, como padre o madre, supervises y aconsejes a tus hijos sobre los aspectos relacionados con su deporte, pero también lo es que sean ellos los que decidan qué deporte quieren hacer y con quién.
• Actúa como modelo: los niños imitan a los adultos y más si son personas importantes para ellos. Tu conducta como padre o madre en relación al deporte hará que tus hijos se comporten de una u otra manera. Si tú practicas deporte, qué haces tú cuando tus hijos compiten, si criticas al entrenador, la alimentación que le propones, la puntualidad, si tú favoreces o no que haga deporte… todo eso son elementos que harán que tus hijos te imiten y aprendan de ti una serie de comportamientos y hábitos.
• Ayuda a que las condiciones sean las más adecuadas: es cierto que los que proponen las condiciones de la práctica deportiva son los técnicos y responsables deportivos, pero tú tienes una función como padre o madre que también influye en el clima de trabajo. Puedes ayudar a que tu hijo esté a gusto haciendo deporte, y que tu club deportivo funcione de la mejor manera. Pero recuerda, ayudar no es molestar.
• Deja trabajar a los técnicos: los responsables de la actividad deportiva de tus hijos son los técnicos. Si los has elegido a ellos para que dirijan el deporte de tus hijos, déjales trabajar. No interfieras el trabajo de los técnicos. Necesitan tranquilidad para hacer su trabajo.
• Refuerza y valora los esfuerzos y progresos de tus hijos: no te centres sólo en el resultado, sino que haz que tus hijos sean conscientes de que es importante esforzarse, haz que perciban que progresan y que hacen cosas bien. Y recuerda, los jóvenes deportistas pueden adquirir muchos beneficios del deporte durante toda su vida si éste se realiza correctamente y cada persona implicada hace su trabajo. Y este trabajo hay que hacerlo bien.