Estadio online | ES | EUS
Menu

Urtzi Arana

Urtzi Arana está viendo como sus deseos van cumpliéndose año a año y esta temporada ha avanzado un paso más en su carrera como jugador de rugby. Aunque lejos de su tierra ha debutado en la División de Honor en las filas de CAU Valencia y a los 25 años no considera que haya llegado a la cima de su trayectoria. “Todavía tengo unos años por delante y aspiro a llegar aún más arriba, sin descartar tener que hacer las maletas y probar en otras competiciones”.
Has tenido que abandonar de Vitoria- Gasteiz para llegar a lo más alto del rugby nacional. ¿Qué ofrece Valencia y que no encontrabas aquí?
En primer lugar tenía aspiraciones de jugar en División de Honor, a pesar de que cuando me fui hace una temporada estábamos en la categoría inferior. Aquí las posibilidades son escasas, el Getxo no se fijó en mi y decidí ir a Valencia, pregunte lo que había y después de dos entrevistas me incline por el CAU Valencia por el tipo de juego, la escuela de chavales, una de las mejores en categorías inferiores.
¿Te sorprendió encontrar unas instalaciones tan bien equipadas a pesar de no tratarse de una ciudad con tradición en el rugby?
A mí me chocó también bastante que tuvieran tanta cantera, pero eso es porque ellos saben dónde está la base del rugby, en los chavales, la verdadera cantera para el futuro y donde se puede inculcar la pasión por este deporte hacia las categorías superiores, porque para construir un club con futuro lo mejor es tenerlo desde la base y no tener aspiraciones de ser grande con sólo tres equipos de gente a partir de los 16 años.
¿Resultó complicado y difícil tener que abandonar Vitoria-Gasteiz para buscarte un sitio en el rugby en Valencia?
Si me resultó complicado, pero estoy acostumbrado. Nací en Arrasate y llegué a Gasteiz a los once años y aquí me he formado como jugador. Es triste porque dejas a todos tus compañeros, los estudios y todo lo demás, y por ese lado resulta duro aunque si quieres dedicarte al objetivo que tienes en mente, como en mi caso es el rugby, hay que ir a cualquier parte a lograrlo y donde confíen en ti y te den esa posibilidad.
¿Qué aspecto te ha resultado más complicado en tu debut en División de Honor?
Lo más duro para mi es la falta de experiencia mía y del equipo en ciertos momentos. Puedes hacerlo a nivel individual mejor o peor, pero cuando falta esa compenetración y falta de empuje en el colectivo, brillar de forma personal no sirve para nada. El caso es lograr que todos funcionemos, tengamos las ideas claras, la misma actitud y que hagamos frente a los adversarios sin desfondarnos.
¿Ahora que has alcanzado la División de Honor, la internacionalidad es tu siguiente paso?
Yo aspiro a más. Este paso que he logrado con 25 años es grande, pero no me conformo con terminar aquí ni mucho menos, es otro volver a empezar. Tengo otros objetivos y mi primera meta es lograr que el CAU Valencia siga en la máxima categoría y que el año que viene nos den la posibilidad de ser profesionales. Si en Valencia no es posible, como es mi ilusión, voy a tener que mirar en otro sitio y es algo que tengo que hacer ahora y no puedo
dejar pasar. Necesito coger más experiencia, tal vez deba salir fuera, pero no me asusta, ni descarto coger las maletas para ir a otro país o competición. Mi meta es sentirme a gusto y cubrir el objetivo de jugar al máximo nivel.
Cruzar la frontera no te asusta para nada y aparece como tu siguiente objetivo Francia, Inglaterra e incluso Italia, donde sea, pero el caso es que si me decido a emprender esa aventura sea con más seriedad, más condiciones, dedicándome sólo a esto y como tiene que ser. Si eso veo que no es posible siempre me queda la opción de volcarme hacia el lado de la docencia.
¿Cuál es tu posición en el campo?
Seis-siete, flanquer abierto o cerrado. Como jugador me veo rápido, agresivo, concentrado y que me gusta atacar. Nunca bajo los brazos y no voy a dar la sensación de que un equipo o jugador me pueda pisar o llevar por delante. Tendrá que hacer un gran esfuerzo para superarme.
¿Qué tal tu adaptación al cambio de Valencia y la filosofía del equipo?
Cuando fiché por el CAU Valencia estábamos en la categoría inferior, la Primera Especial, que le llamaban y muy bien en Valencia. Hay gente de todas las nacionalidades, italianos, cubanos, franceses, argentinos y muy bien. Es un equipo que tiende a hacer una piña y una familia, no sólo entre los jugadores sino entre aficionados, directivos y entrenadores.