Estadio online | ES | EUS
Menu

Javier Buesa

Javi Buesa siempre ha vivido ambiente de baloncesto en su familia, y eso ha sido algo que le ha marcado en su trayectoria deportiva siempre vinculada al deporte de la canasta, hasta el punto de convertirse en el único gasteiztarra en la actual plantilla del Tau Baskonia. El baloncesto ha sido el deporte que has palpado desde muy pequeño en tu casa Es cierto que en mi casa se ha respirado ambiente de baloncesto y es algo que te marca a la hora de realizar alguna actividad deportiva en el colegio. Comencé a los 11 años en Marianistas en las categorías habituales a esas edades y luego ya fui progresando hacia equipos superiores
pasando por Campus de Alava, de Navarra, Liga EBA con el Baskonia, Ourense, en LEB 2 con el Burgos y así he completado mi trayectoria hasta estas dos últimas temporadas en las que pertenezco a la plantilla del Baskonia. En ese amplio recorrido, tampoco habrán faltado las citas de cada verano con el torneo del Estadio. Esa también ha sido uno de los momentos habituales de cada verano con la llegada del buen tiempo durante los últimos 8 años. Y además de esa competitividad por tratar de hacerlo lo mejor posible también guardo un grato recuerdo de los partidos, compañeros con los que ha compartido cancha y as tardes de verano en el Estadio donde aprovechaba para jugar al baloncesto, bañarme y ealizar cualquier otra actividad. A nivel de compañeros de equipo recuerdo haber jugado con gente como Antxon Iturbe, que juega en Gijón de la Liga LEB, además de jugar conmigo en Marianistas. Y de los torneos del Estadio te llega la posibilidad de llegar al Baskonia.
¿Cómo surge ese salto?
Fue hace cuatro años, cuando jugaba en el Campus de Álava, Iñaki Iriarte me fichó para el equipo de Liga EBA del Baskonia. Completé una buena temporada y a partir de ahí me aconsejaron y me di cuenta que tenía posibilidades para dedicarme profesionalmente al baloncesto. El siguiente paso fue acudir a una Liga de verano en Fuenlabrada, donde están presentes muchos ojeadores y entrenadores. Me llegaron ofertas e intereses de algunos equipos y todo cuajó con una oferta para jugar en Ourense en la Liga LEB. Esa temporada allí me sirvió para darme cuenta verdaderamente que podía estar a buen nivel y para abrirme las puertas de donde estoy en la actualidad.
Con 11 años soñarías con estar en el equipo de tu ciudad pero, ¿te lo creías realmente?
Imaginarlo y soñarlo es algo que hacía siempre y casi cada noche, pero de ahí a convertirse en realidad para nada me lo imaginaba y menos teniendo en cuenta que finalizados los estudios en Álava comencé la carrera en la Universidad de Pamplona. Luego se han dado diferentes circunstancias que han permitido que termine en el Baskonia y siempre es bonito
que un jugador de Vitoria-Gasteiz llegue a la primera plantilla de un equipo como el Tau, aspirante a conquistar las competiciones en las que toma parte.
¿Sin embargo, la calidad del equipo es tremenda y los minutos están muy caros?
Cuando me comprometí con el Tau sabía lo que había. Llegué como un poco de ayuda al tiro exterior en los entrenamientos hasta que se fichara a un nuevo jugador, y era consciente de la dificultad de hacerse un hueco y sabía que no iba a jugar mucho. Aún así estoy contento porque aparte de la buena trayectoria del equipo, la relación entre compañeros es perfecta y la búsqueda de ese alero se ha demorado, cosa que me ha permitido seguir en el equipo.
La imagen y trayectoria del Tau de la mano de Dusko Ivanovic le ha convertido en un equipo casi imbatible. ¿Cuál es la pócima mágica del técnico serbio?
El secreto reside en la enorme cantidad de trabajo y esfuerzo de todos los integrantes del equipo, además de reseñar lo bien trabajado que está el conjunto para estar en la mejor forma en los momentos puntuales de la competición. El método de Dusko Ivanovic es el de trabajar y trabajar y cuando hay un error incidir sobre él. Otro de los capítulos que influye en la buena marcha del equipo es la sensacional relación entre los jugadores, algo que tiene su reflejo sobre la cancha. Desde el punto de vista de los jugadores es un método que aunque obligue a sacrificio y esfuerzo no importa cuando ves la recompensa que llega en forma de títulos y victorias importantes. En el baloncesto actual una de las claves está en el apartado físico y el ritmo del juego y en esos apartados creo que el Baskonia siempre ha ido un poco por delante del resto.