Estadio online | ES | EUS
Menu

Almudena Cid

Almudena Cid

Almudena Cid afronta la recta final de su exitosa y dilatada carrera deportiva con su presencia en los Juegos del Mediterráneo de Almería. Su adiós de la gimnasia va a ser progresivo y por cada lugar donde ha pasado ha recibido el cariño y la admiración de una deportista con presencia en tres finales olímpicas, Atlanta, Sydney y Atenas, y una docena de años en la élite. Vitoria-Gasteiz le tributó un cálido homenaje con la presencia de las grandes figuras de la gimnasia. Almudena encamina ahora su actividad hacia el mundo del espectáculo y se podrá seguir disfrutando de ella en campañas publicitarias, la pasarela o series de televisión.
Es ahora cuando Almudena Cid recoge los premios de su larga trayectoria y es consciente de la admiración que ha levantado su trabajo.
Agradezco que se haga este reconocimiento aún estando en activo y sobre todo el hecho de que la ciudad de Vitoria-Gasteiz se haya acordado de mí lo hace aún más especial. Durante estos meses finales del tramo de mi carrera tengo varios compromisos de este tipo y me imagino que seguiré teniendo bastantes más, pero en la ciudad donde una ha nacido siempre le otorga un cariño especial.
Tu vida deportiva ha sido muy inhabitual por su gran duración. Has vivido muchos años entre las mejores, pero como has visto la evolución de la especialidad.
La gimnasia ha evolucionado muchísimo, empezando por los códigos de puntuación y la forma de hacer gimnasia, el vestuario que llevamos y la forma de hacer gimnasia. En algunos aspectos esa evolución ha sido positiva, mientras en otros ha sido negativo, y en ese sentido destacaría que ahora se ha perdido la parte artística porque hay que reunir en el ejercicio muchas dificultades en muy poco tiempo
Has planteado una retirada progresiva y no los has querido abandonar de golpe.
Mi última competición serán los Juegos del Mediterráneo de Almería, en el mes de julio, y quiero que sea algo gradual. Plantearme el estar en Almería y competir al máximo nivel es una forma de seguir entrenando y poder ir al gimnasio con mucha más tranquilidad. Ahora me preparo con menos presión. Voy a entrenar y cuando algo no me sale, lo dejo y no
empiezo a llorar, ni me acuesto triste. Ahora veo las cosas con otra perspectiva diferente y eso me está haciendo tener otras sensaciones diferentes y que poco a poco la voy encajando y empiezo a saber cuál es mi sitio.
Tu carrera ha sido exitosa y sobre todo has estado siempre con las mejores.¿Cuál ha sido tu secreto para mantenerte?
En primer lugar no tirar nunca la toalla ante situaciones muy difíciles que se me han planteado y siempre he trabajado por superarlas. En segundo lugar, me he ido planteando los objetivos a corto plazo y los he ido cumpliendo, de manera que cuando me he querido dar cuenta me he encontrado en los terceros Juegos Olímpicos.
Con una trayectoria de más de doce años con las mejores, ¿qué te ha aportado la gimnasia?
He visto la evolución en mí como persona y también como deportista que ha ido mejorando. La gimnasia me ha servido para aprender y saber conocerme, reaccionar ante situaciones adversas y a valorar en su justa medida a toda la gente con la que he tratado estos años. Espero que cuando cierre esta etapa de mi vida pueda aplicarlas y relacionarlas n la nueva andadura profesional que vaya a comenzar.
Almudena Cid puede ser un ejemplo a seguir para que la juventud practique deporte, algo que no suele ser muy habitual.
Estoy comprobando entre la juventud de ahora que tienen muy poca capacidad de sacrificio y a mi lo que me ha aportado la gimnasia es ser responsable de unos horarios y métodos de trabajo que cumplir para alcanzar los objetivos. El entrenamiento te crea un orden y responsabilidad que si lo aprendes de pequeño, una vez que creces y maduras lo haces de manera automática. Ahora no detecto estas características entre los jóvenes y creo que si se introducen en un deporte cualquiera, da igual cual sea, siempre van a salir más disciplinados y sin darse cuenta van a saber manejarse mejor en la vida.
De tu trayectoria deportiva con que momentos te quedarías y cuales borrarías.
La mejor imagen es la de los juegos de Atenas, porque en ellos se vio plasmado el trabajo de toda mi vida. Siempre he competido con mis aciertos y errores, pero en Atenas tuve la capacidad de estar sin fallar en los ocho ejercicios, algo que no había logrado nunca. Además poder hacerlo en unos Juegos Olímpicos es lo más grande para un deportista.