Estadio online | ES | EUS
Menu

Angelina Masdeu

Angelina Masdeu

El Gaztedi Rugby Taldea cuenta entre su plantilla con una integrante de la selección nacional que atesora un envidiable palmarés de títulos en una carrera meteórica dentro del rugby, Campeona de Europa en 2003, Subcampeona de Europa en 2000 u octava en el mundial son sólo algunas de las medallas que atesora. Angelina Masdeu no puede ocultar su acento catalán, pero afirma haber encontrado en el vestuario del Gaztedi “algo más que compañeras de equipo, que me han ayudado a integrarme sin problemas en Vitoria-Gasteiz”. Su identificación es tal que no descarta incluso “jugar con la selección de Euskadi de Rugby.
¿Cómo fueron tus inicios con el balón ovalado?
En el colegio yo era una asidua practicante de atletismo, desde los 7 años, y al llegar a la época universitaria, una de las asignaturas de la carrera de Educación Física era sobre el rugby. Comencé con esa asignatura, el profesor me comentó que tenía cualidades al haber practicado el atletismo y llegaron los primeros entrenamientos en el Lleida, en 1997. Un año más tarde, me ficha el equipo femenino del Lleida y llegaron los partidos y convocatorias con la selección catalana. Era asidua a los partidos y en una carrera rápida, en el año 2000, recibo la primera convocatoria con la selección española y empiezo a jugar, desde entonces, los torneos más importantes.
Llevas cinco años intensos en los que has llegado a lo más alto
La verdad es que desde el año 2000 no he parado de recibir llamadas de la selección española y consolidarme entre las jugadoras habituales. Han sido temporadas repletas de viajes y competiciones en las que he disfrutado con este deporte y he mejorado mi nivel de juego. Además tambien he cambiado de aires al recalar en el Gaztedi donde he de reconocer que la acogida y el ambiente entre las compañeras ha sido fenomenal, recibiendo
por su parte cualquier tipo de ayuda que pudiera necesitar.
¿Cuál es tu posición en el equipo?
En el Gaztedi juego normalmente de número 8, como última jugadora en la melé, aunque por necesidades del equipo también puedo actuar de medio melé, primer centro, segundo centro o cualquier otra posición que pueda requerirme el técnico. En la selección catalana
ocupo el puesto de flanquer, mientras que en la selección española actúo como número 6, en el flanquer izquierdo
¿Cómo se ha adaptado una catalana al
Gaztedi?
Por motivos personales me desplacé a vivir a Vitoria-Gasteiz, hace un año y medio, y al principio seguía jugando con mi equipo de Catalunya, pero era una locura la cantidad de viajes y kilómetros cada fin de semana. Decidí por eso entrar y probar en el Gaztedi y la acogida fue fenomenal desde el principio, tanto a nivel deportivo como a nivel profesional y puedo decir que tengo verdaderas amigas en el equipo. Además en el futuro no descarto que pueda también jugar con la selección de Euskadi.
¿Cómo tratarías de mostrar un deporte como el Rugby a quien no lo conoce?
En el rugby se juega quince contra quince y por muy bueno que uno sea necesita el apoyo de los compañeros, para empujar la pelota, ayudarte a levantar... En otros países es el deporte rey y aquí es un desconocido. Además es un deporte completo por los valores que enseña entre los más pequeños, como pueden ser la solidaridad, disciplina, control u otro tipo de valores. Un tercer factor por el que el rugby es uno de los deportes más completos es que en un mismo equipo puede haber una persona de 1,90 y de cien kilos de peso, junto a otra de 1,50 y cincuenta kilos. Por lo tanto el físico no importa ni limita como en otras disciplinas.
Después de ser campeona de Europa, octava en el mundial y otras brillantes participaciones, ¿qué le resta a Angelina Masdeu para redondear su carrera?
Tengo la ilusión de hacer un buen torneo en el Campeonato de Europa de rugby a siete, en la versión oficial, porque hace dos años quedamos primeras de Europa en un torneo de esas características, pero que no era oficial. Los siguientes retos será hacer un buen papel en el Mundial de Edmonton, en Canadá, en 2006. Una aspiración que también me queda es esperar al mes de Junio para conocer la decisión de si el rugby se acepta como deporte olímpico. Si finalmente es reconocido, tengo la ilusión de poder llegar a participar en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Para cualquier deportista el sueño es ir a unos juegos
olímpicos, por el ambiente que se vive, que para nada es comparable a Mundiales o Campeonatos de Europa.