Estadio online | ES | EUS
Menu

Eneko Llanos

Enero Llanos afronta el tramo final de la temporada con la mente puesta en su primera participación, el 21 de octubre junto con su hermano Héctor, en la exigente prueba del Ironman en Hawai, 3,8 kms a nado, 180 kms en bicicleta y una maratón de 42 km. Lograr la invitación para participar en esta competición es ya el reconocimiento a una buena temporada y Eneko espera “tener un buen día, encontrarme bien y poder terminar la prueba”.
En el ecuador de la temporada, ¿cómo está siendo esta campaña para Enero Llanos?
Ha sido un poco irregular y a lo largo de todos los meses de competición se han alternado los buenos resultados con otros no tan brillantes. Uno de mis primeros objetivos fue el Ironman de Lanzarote, en el mes de mayo, pero no lo pude terminar por problemas de espalda y opté por la retirada. Salvo ese pequeño contratiempo, luego han llegado buenos resultados con triunfos en las pruebas de Zarautz, Donostia o Bakio, que son importantes para mí. También he estado a buen nivel en el Ironman de Austria, donde pude completar una prueba en condiciones y ver mi nivel. De cara a la segunda parte lo principal va a ser mi primera participación en el Ironman de Hawai.
Para esa cita, ¿vas a entrenar de un modo especial o vas a dedicarte a mantener el nivel que ya tienes?
La carga fuerte de trabajo la llevo a cabo en invierno cuando no hay competición y ahora en estos meses donde el calendario de pruebas es menor, también se nota en el nivel y exigencia de los entrenamiento, aunque de cara a la cita en Hawai tendré que hacer un par de bloques de bastante trabajo de tres o cuatro semanas.
Aunque no está reconocida oficialmente, la prueba de Hawai reúne a los mejores especialistas y es un campeonato del mundo oficioso. ¿Qué esperas hacer allí?
Es mi primer año y me va a hacer falta conocer un poco la carrera y coger experiencia con el resto de competidores. Las condiciones de allí son especiales y diferentes a las del resto de pruebas del calendario, sobre por todo por el calor, la humedad y el viento molesto en la competición de bicicleta. Este estreno yo lo asumo como una toma de contacto, ir allí, estar lo mejor posible y hacer una buena carrera para intentar llegar a meta.
Cada prueba son más de 8 horas compitiendo. ¿Qué piensa uno durante todo ese tiempo?
El pensamiento principal es terminar la prueba y también ir viendo si se puede mejorar la posición de cada uno con respecto a los atletas que te preceden. También hay momentos en que, cuando no vas bien, llegas a pensar en dejarlo pero al final de una manera o de otra llegamos a meta. Al final también es parte de la competición, porque sabemos las horas que nos esperan compitiendo y sufriendo en cada prueba, pero es como un gusano que llevamos dentro que a pesar de terminar con problemas en una carrera a las dos o tres horas de cruzar la meta ya estás pensando en la siguiente.
La trayectoria deportiva de Enero Llanos se ha enfocado ahora a pruebas de maratón de mucha mayor envergadura que el tradicional triatlón olímpico. ¿A qué se debe ese cambio?
Es una evolución lógica y normal entre todos los practicantes de triatlón. Cuando eres más joven te centras en la distancia olímpica, que es la más corta y rápida. Después ya con el paso de los años vas ganando en experiencia y madurez y siempre está la referencia de las grandes pruebas como el siguiente paso en la carrera deportiva de cada uno. En mi caso particular por el tema de los Juegos Olímpicos yo he estado bastantes temporadas centrado en la especialidad olímpica y ahora he decidido cambiar a la disciplina de mayor resistencia. Por el tema de las distancia y esfuerzo que requiere es algo que los deportistas nos llama mucho y siempre terminamos dando el salto a este campo.
Quiere esto decir que ya no vas a estar en la carrera por participar en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008
No lo tengo descartado por completo, pero es difícil compaginar estas dos disciplinas. Es un tema que depende de la Federación Española, y no ve con buenos ojos que estemos compitiendo en larga distancia y luego queramos tomar parte en la olímpica. Por mi parte me gustaría estar en la carrera de los JJ.OO. de Pekín, pero la Federación quiere que quien vaya a acudir esté siempre sometido a sus programas de entrenamiento y calendario de competición. Por el tema de preparación, también requiere algún aspecto más específico
porque la distancia olímpica es ahora pura velocidad, frente a la resistencia que requiere la de larga distancia. Por ese apartado yo no tendría ningún problema para adaptarme de nuevo a esa distancia.