Estadio online | ES | EUS
Menu

Julen García

Julen García
Aprender de las derrotas es la base para crecer

Corazonistas eskolako ikasle ohia, ikastetxe horretako klubean hasi zen eskubaloian Julen Garcia, eta joan den denboraldian klub horrekin irabazi zuen gazte mailako Euskadiko txapelketa. Euskadiko selekzioan finkoa da, haur mailan jokatu zuenetik. Eta orain, 19 urterekin, Bartzelonan Fisioterapiako ikasketak eta eskubaloiarekiko grina uztartzen ditu, estatuko lehen mailako Handbol Esplugues taldean jokatzen baitu.

Ex alumno del colegio Corazonistas, Julen García comenzó a practicar el balonmano en el club del centro, con el que la pasada temporada consiguió el campeonato vasco en categoría juvenil. Fijo en la plantilla de la selección de Euskadi desde que jugara en infantil, ahora a sus 19 años compagina los estudios de Fisioterapia en Barcelona con su pasión por este deporte en el Handbol Esplugues de primera estatal.

- El balonmano no parece la opción mayoritaria de los más pequeños…

Es cierto. Yo comencé, como parece un paso obligado, en un campo de fútbol. Un buen día, sin embargo, un profesor al que tengo mucho que agradecer, Diego Mz. Antoñana, me propuso probar con el balonmano y me enganché a este magnífico deporte. El gran ambiente vivido siempre en Corazonistas, unido a jugar con grandes deportistas y mejores amigos, me hizo adentrarme completamente en esta disciplina. Además, mis amigos, mi familia, y sobre todo mi abuelo, quien vino conmigo a los primeros entrenamientos y partidos, me ayudaron mucho a decantarme finalmente por el balonmano. Estoy seguro de que tomé la decisión correcta.

- ¿En qué consiste la preparación de un balonmanista de cierto nivel?

Como en todos los deportes dedicarle mucho tiempo en la cancha disfrutando, machacándote y también, en muchas ocasiones, cabreándote. Además, es fundamental aprender a cuidarte y controlar la alimentación. Yo, por ejemplo, he tenido la suerte de que en los equipos que he jugado he topado con muy buena gente y he hecho grandísimos amigos con los que me he acostumbrado a seguir un ritmo de vida dirigido a estar en forma.

- ¿Es complicado compaginar el entrenamiento necesario con los estudios?

No si las cosas se hacen con gusto y con ganas. Entrenar casi todos los días de diez a doce de la noche y jugar dos partidos casi todos los fines de semana te lleva mucho tiempo pero con una buena organización se consigue. Hay temporadas más agobiantes, sobre todo en época de exámenes, pero hasta en esos momentos se llega a encontrar tiempo incluso para salir con los amigos.

- ¿Qué cualidad dirías que es la más necesaria para que un joven de tu edad pueda dedicarse al balonmano?

Hay cualidades que pueden marcar diferencias: visión de juego, agilidad, altura, fuerza, etc. pero, sin ninguna duda, las ganas pueden solventar las carencias de las anteriores potenciando de esta manera tus fortalezas. Yo diría que ninguna cualidad es especial, lo fundamental es querer hacer deporte y pasar un muy buen rato.

- ¿Recomendarías a las futuras generaciones seguir tus pasos?

Claro que sí. Es un deporte muy completo y noble en el que se hacen grandes amigos. No tiene el mismo seguimiento que otras disciplinas pero quien lo práctica se engancha; en el juego en equipo se fomenta de manera especial la unión entre compañeros y esto facilita mucho disfrutar de esta actividad.

- ¿Qué nivel tiene el balonmano en Araba/Álava?

Hoy en día es bajo. Se podría decir que contamos con un nivel de subsistencia en el cual hay que luchar por sacar equipos y trabajar duro porque las niñas y niños opten por jugar a este gran deporte. Actualmente hay tres equipos importantes pero con recursos muy limitados. Con estas condiciones es realmente complicado alcanzar el objetivo de conseguir un equipo referente, un equipo detrás del cual se forme una afición y que ésta se pueda transmitir a los niños.

- ¿Aprecias, en este sentido, la diferencia cuando sales fuera a competir?

Existe una gran diferencia pero así es como se aprende. Las primeras veces que salí fuera nos metieron buenos repasos pero gracias a nuestros entrenadores aprendimos rápido y mucho de esas derrotas. En este sentido, aunque hay muchos entrenadores que me han enseñado mucho para llegar a donde estoy ahora, tengo que destacar a Luis Mari Fernández como uno de los artífices de este proceso.

- Un recuerdo imborrable de tu carrera deportiva…

Hay muchas experiencias y todas muy gratificantes: campeonatos de España, campeonatos de Corrales, etc. Aun así, el mejor momento fue la final de Liga Vasca ganada en Corazonistas, el ambientazo vivido en el pabellón del colegio es algo inolvidable.

- Y uno a olvidar…

Después de tantos años también hay cosas malas pero la que más me ha marcado fue perder el tercer puesto de España por sólo un gol. Fue un momento triste pero el simple hecho de haber llegado hasta ese punto fue algo muy positivo.

- ¿En qué zonas del Estadio se te puede ver más a menudo?

Cuando estoy en Vitoria-Gasteiz por la mañana prontito voy a hacer deporte: correr, gimnasio, etc. Después, con los amigos a la piscina.


Un lugar de Vitoria-Gasteiz: Armentia
Playa o montaña: Playa
Un libro: El árbol de la ciencia, de Pío Baroja
Una película: Por la relación con aspectos del deporte como motivación, objetivos, preparación… diría Trescientos.
Un sueño: En lo deportivo, jugar en un gran equipo de Liga Asobal. En lo personal, seguir disfrutando de lo que hago, ser feliz e intentar que los que me rodean lo sean.