Estadio online | ES | EUS
Menu

Juan Ramón González ‘Torla’

Juan Ramón González ‘Torla’
Cómo salvar un club de fútbol

En este artículo pretendo, con unos pocos datos, poner negro sobre blanco la situación actual del fútbol profesional en España, su comparativa con el europeo y posibles soluciones a futuro para que quien lee saque sus conclusiones.

La llegada de esta crisis económica ha puesto de manifiesto un problema que los aficionados y aficionadas al fútbol responsables ya veníamos denunciando desde hace tiempo. La abultada deuda, pública y privada, de las sociedades anónimas deportivas y la permisividad de las instituciones tanto deportivas como gubernamentales eran insostenibles y ponían en riesgo a los clubes.

Y sí, es cierto. La deuda de los clubes profesionales (LFP) sobrepasa los 3.500 millones de euros debiendo parte de este importe a las administraciones públicas: Hacienda Pública y Seguridad Social. Lo que para cualquier empresa sería un problema de viabilidad más que serio, para los clubes de fútbol se convirtió en una coyuntura generalmente aceptada. Hasta que llegó la crisis económica, claro.

Lo que viene a continuación no es una justificación de la ingente deuda de los clubes, pues es hasta inmoral en estos tiempos donde muchas familias pasan apuros, que se permita a entidades privadas el incumplimiento de sus obligaciones tributarias.

Pero, como siempre, es necesario conocer ambos lados de la balanza para hacerse una composición de lugar completa. En el lado del debe, ya lo tenemos claro: una deuda galopante.
Vamos a ver qué hay en el haber del fútbol.

- Quiniela de fútbol: Para este año está previsto que la recaudación del Estado por este concepto ascienda a 350 millones de euros, de los cuales tan sólo el 10% revierte a los clubes.

- Desplazamiento de aficiones: Este es un tema al que no se le da demasiada importancia pero que tiene un impacto económico muy importante en el sector servicios. A modo de ejemplo, se estima que la final de Copa del Rey entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona dejó en la ciudad/región anfitriona cerca de 10 millones de euros. Y no estamos teniendo en cuenta las miles de personas que se desplazan todos los fines de semana con sus equipos y que ya conforman un micro sector: el ‘turismo futbolero’.

- Empleos directos e indirectos: Es verdad que los clubes de fútbol no son un granero de empleos directos pero sí de indirectos, especialmente en el área de los medios de comunicación -prensa, radio, TV principalmente.
Por todo esto no podemos demonizar un sector que genera casi el 2% del PIB español.

Decía al principio del artículo que uno de los principales problemas es que las autoridades, deportivas y gubernamentales, miraban para otro lado permitiendo así que la bola de la deuda fuera creciendo. Esto hoy no ocurre. Desde la LFP se están tomando medidas para que los equipos vayan equilibrando esos balances y cuentas de resultados.
Medidas como el control de los presupuestos por parte de la LFP, la fijación de tope salarial… están haciendo que comiencen a verse los primeros signos de racionalidad dentro del planeta fútbol. Una primera consecuencia es que la deuda de los clubes con Hacienda se ha reducido en más de un 20% en los últimos años.

Pero, estas medidas correctoras deberían ir acompañadas del desarrollo de un nuevo modelo de gestión del fútbol donde el aficionado o aficionada tenga la posibilidad de ejercer influencia sobre un deporte del que la afición es el pilar básico. En países como Alemania o Portugal el aficionado está integrado de ‘serie’ en la gestión de los clubes y los resultados positivos desde el punto de vista de la gestión están a años luz de los nuestros.
Ese es el trabajo de concienciación que realizan las asociaciones de socios y accionistas del fútbol español federadas en FASFE en colaboración con las organizaciones análogas de los países de la UE y el apoyo de la Comisión Europea, ferviente defensora de ese modelo.
Que sí, que los aficionados tenemos que estar divididos por nuestros colores, pero debemos estar unidos por los problemas comunes que padecemos como es la gestión de nuestros clubes.

Juan Ramón González ‘Torla’R32;Ex consejero Real Oviedo