Estadio online | ES | EUS
Menu

Beatriz Barrena

Beatriz Barrena
Campeona del mundo del pádel

Hemezortzi urterekin, Industria Diseinuen Ingeniaritzako eta Barne Diseinuko ikasketak hasi berri ditu Madrilen, baina azken hilabeteetako esperientziarik zoragarriena Argentinan bizi izan du, klaseetatik at. Han, pasa den azaroan, Beatrizek 18 urtez azpiko Padeleko Munduko Txapelketa irabazi zuen, Marta Talavan bikotekide zuela.

A los dieciocho años acaba de empezar sus estudios de Ingeniería en Diseño Industrial y Diseño de Interiores en Madrid pero su experiencia más apasionante de los últimos meses tuvo lugar en Argentina lejos de las aulas. Allí, Beatriz se convirtió el pasado mes de noviembre junto a Marta Talaván, su pareja en esa cita, en campeona del mundo sub-18 de pádel.

¿De dónde viene tu afición por el pádel?
Como la mayoría de los niños y niñas, antes del pádel empecé a jugar a tenis a los seis años aquí en el Estadio con José Luis Moro, quien me enseñó a coger bien una raqueta y a quien considero el responsable de que me interesara por ese deporte. Después, siguiendo los pasos de mis hermanos, quienes ya se habían decantado por el pádel, y sobre todo gracias a mi hermana que es quien ha estado ahí siempre impidiendo que la pereza me ganase un solo día, pronto empecé a compaginar ambos deportes junto a Richar Martínez, el que fue mi primer entrenador de pádel. Fue a los trece o catorce años cuando dejé definitivamente el tenis y desde entonces no me he separado de la pala.

¿Cómo compagina una chica joven como tú los estudios y la preparación necesaria para competir?
En casa siempre hemos tenido muy presente que los estudios están por encima del deporte. Siempre los he llevado bien, si no, estoy segura de que no seguiría jugando, o por lo menos no a este nivel.
Ahora en Madrid entreno con Araceli Montero aunque tan sólo un día a la semana ya que voy a clase por las tardes. Jugar campeonatos, además, se ha vuelto muy difícil de compaginar con este horario. Antes, cuando vivía aquí en Vitoria-Gasteiz, por ejemplo, entrenaba tres días a la semana en pista, otro más de preparación física además del partido, era completamente diferente.

¿Qué cualidad crees imprescindible para que un/a joven de tu edad pueda dedicarse a la gimnasia?
Quizá cuando eres más pequeña te hace falta capacidad de sacrificio porque el tiempo que le dedicas al entrenamiento y a la competición se lo tienes que quitar a estar con las amigas, hacer otros planes que te gustaría, etc. Asimismo, es necesario trabajo mental fuera de la pista para saber que esto es lo que quieres hacer y no venirte abajo.
Por otro lado, y teniendo en cuenta que es un deporte por parejas, es imprescindible compenetrarte y generar confianza con la persona que tienes al lado así como exigirte cada día un poco más ya que tu trabajo no sólo afecta a tu rendimiento sino también al de esa persona.

Una sorpresa lograr la medalla de oro en el campeonato mundial…
Sí, el seleccionador Jon Gª Ariño, también de Vitoria-Gasteiz, eligió a tres jugadoras para participar y una de ellas, Marta Talaván, me propuso a mí para ir con ella como pareja. Era una oportunidad que no podía desaprovechar y, una vez allí, las cosas salieron realmente bien. Al tratarse de una competición ‘open’ y no por equipos, en la final nos tuvimos que enfrentar a las otras dos compañeras de aquí, Libe Arzanegui y Emma Martín, quienes habían quedado campeonas dos años antes. Aun así, les ganamos remontando en un buen partido.

¿Qué nivel tiene el pádel en Araba/Álava?
En los últimos años este deporte se está extendiendo mucho y cada vez las cosas se hacen mejor. Aunque cuando sales fuera, sí se aprecia una mejor calidad en las jugadoras, no diría que en Araba/Álava hay un nivel bajo. Ahora que lo conozco de cerca, es cierto que en Madrid, por ejemplo, he encontrado gente muy preparada y que juega un pádel de gran nivel aunque también hay que tener en cuenta que son muchas más las personas que lo practican.

¿Por qué consideras que la práctica del pádel se ha extendido tanto en los últimos años?
Es un deporte en el que disfrutas mucho desde el primer día, sepas o no jugar, y esa creo que ha sido la clave para que le haya atraído a tanta gente en tan poco tiempo. A diferencia del tenis, por ejemplo, no es necesario tener conocimientos para poder pasarlo realmente bien. Además, el hecho de jugar en pareja te motiva aún más.

¿Cuál consideras la mejor experiencia de tu carrera deportiva?
Dejando a un lado por supuesto la victoria en la final del Campeonato del Mundo en Buenos Aires, el momento más especial que he vivido en el pádel, siempre recuerdo lo que he disfrutado y lo que me he reído durante estos años en los entrenamientos, desde que empecé a jugar a tenis con ‘Moro’ pasando por todas las tardes con Richard. Sé que el hecho de conseguir llegar a donde he llegado es por todo lo anterior.

¿Y alguna especialmente negativa?
Ha habido momentos muy puntuales en los que no ganas nada durante una temporada y te lo replanteas todo pero al final te recuperas y sigues adelante. Por encima de ellos, me quedo con lo positivo.

¿Cómo ves tu futuro en este deporte?
Mi intención es que, a medida que avance con la carrera, pueda aumentar también el ritmo de entrenamiento (los horarios de la universidad cambiarán y me permitirán dedicarle más tiempo por las tardes). Llegar a ser campeona del mundo es mucho más de lo que me hubiera imaginado pero siempre se puede conseguir algo más. Todavía tengo mucho margen de mejora así que tengo que seguir luchando por alcanzar nuevas metas. De momento, me propongo entrar a jugar en el circuito madrileño que, como he dicho, tiene un gran nivel y supone un gran reto para mí.

Cuando vienes al Estadio, ¿qué zonas frecuentas más?
Hasta el año pasado que vivía en Vitoria-Gasteiz durante los inviernos pasaba muchas horas estudiando en el Aula y los meses de verano, como la mayoría de la gente, en la piscina. Si no es en esos dos sitios, se me puede encontrar en la pista de pádel a cualquier hora.


Un lugar de Vitoria-Gasteiz: El Prado (ahora que estoy fuera lo que más echo de menos son sus parques)
Playa o montaña: Playa
Un libro: ‘Once anillos’, de Phil Jackson
Una película: ‘Slumdog millionaire’, de Danny Boyle
Un sueño: Terminar la carrera y trabajar en lo que me gusta