Estadio online | ES | EUS
Menu

Waleska Sigüenza

Waleska Sigüenza
Lo más importante que me ha aportado este deporte es la autoestima

Euskal Herriko Unibertsitateko Fiskalitate eta Kontabilitateko irakasle kirolzale honek, azken urteetan, inoiz imajinatuko ez lituzkeen markak lortu ditu. Espainiako Neguko Biatloi Txapelketa (iraupen eskia eta tiro olinpikoa) irabazi du, eta biatloi kroseko (korrikaldia eta tiroa) Espainiako txapelketetan zilarrezko eta brontzezko hainbat domina eskuratu ditu.

Esta profesora de fiscalidad y contabilidad de la UPV-EHU y enamorada del deporte ha conseguido en los últimos años, gracias al biatlón, unos logros deportivos que jamás hubiera imaginado. Se ha subido a lo más alto del podio en el Campeonato de España de biatlón de invierno (esquí de fondo y tiro olímpico) y ha logrado varias medallas de plata y bronce en diferentes campeonatos nacionales de biatlón cross (carrera a pie y tiro), una modalidad gestada de forma paralela a la oficial para fomentar su práctica durante los meses de verano.

El biatlón no es una modalidad muy extendida, ¿Qué te llevó a decantarte por su práctica?

Se pude decir que el ‘culpable’ es mi marido. Él, Pedro Añarbe, fue el primer civil en competir en biatlón en España y su afición por este deporte, acompañarle a entrenar y mi afición al esquí de fondo me animaron a iniciarme en este campo que acaba apasionándote. Lo más complicado fue sortear las innumerables trabas que conlleva conseguir la licencia de armas para el tiro. Después de aprobar todas las pruebas teóricas y prácticas deben pasar alrededor de tres meses hasta que te la adjudican y esto, por ejemplo, me impidió competir en el campeonato nacional de invierno en 2011.

Requiere una preparación muy particular…

Sí, realmente no es del todo fácil. Hasta hace relativamente poco tiempo sólo la Guardia Civil y el ejército tenían equipos de biatlón ya que son quienes cuentan con más facilidades de entrenamiento. El único campo oficial está en Candanchú así que aquí nos toca entrenar de una manera muy casera. Practico el tiro en seco en casa (colocar blancos en la pared a la distancia adecuada y mantener el pulso en el punto de disparo fijo) y los fines de semana es cuando nos trasladamos a Pirineos a practicar in situ. Allí además aprovechamos para practicar el esquí.

¿Cómo lo compaginas con tu vida diaria?

Bueno, pues actualmente es complicado porque además de trabajar, estoy elaborando una tesis doctoral, estudio euskera y tengo una familia con un hijo pequeño. Pero al fin y al cabo consigo sacar algo de tiempo para todo. Aprovecho para entrenar a primera hora de la mañana, cuando el ‘peque’ está durmiendo. De esta manera exprimo al máximo los ratos que estoy con él.

Desde tu experiencia, ¿qué es lo más importante que te ha aportado este deporte?

Fundamentalmente autoestima. Yo he practicado deporte durante toda mi vida (tenis, pádel, triatlón…) pero nunca había llegado a conseguir lo que he logrado en el biatlón. Además es una alternativa muy entretenida y diferente al esquí de fondo que en ocasiones se puede volver monótono.

Un momento que olvidar de tu carrera deportiva…

Sin duda este último campeonato de España de biatlón cross. Pensaba que iba bien preparada y a la hora de disparar fallé muchos tiros, lo que además conllevó numerosas penalizaciones. Son muchos metros que añadir a la carrera a pie que, en mi caso, me privan de muchas posibilidades en la clasificación. Correr me cuesta mucho más esfuerzo que esquiar, las secuelas en una pierna a raíz de un accidente de tráfico en mi juventud me limitan en este sentido.

¿Qué cualidades son necesarias para practicar este deporte?

Es primordial es la puntería, aunque puede pasarte que entrenas a conciencia y luego, debido a las condiciones meteorológicas u otros condicionantes, te sale mal el día de la prueba. Yo, por ejemplo, he ganado en el campeonato a otra biatleta que esquiando es mucho más rápida que yo.

¿Recomendarías este deporte a las y los jóvenes?

Sin duda. Es realmente divertido y se puede empezar a practicar desde los doce o trece años (en estas edades utilizan carabinas láser). Creo que todas las personas que lo han probado, aunque no sean muchas, repiten. Es un deporte muy extendido en el norte de Europa donde se practica incluso con patines cuando no hay posibilidad de acceder a la nieve.

¿Qué retos deportivos te marcas para el futuro?

Mi mayor reto ahora mismo es seguir disfrutando de este deporte. Ya tengo una edad y, sobre todo, tengo ganas de terminar con otras ocupaciones para poder dedicarle más tiempo. Quizá sea el reto deportivo menos deportivo, pero para poder seguir con la preparación ese tiempo es fundamental.

Eres abonada del Estadio, ¿qué instalaciones utilizas más?

Antes era habitual verme en las pistas de pádel, aunque lo he tenido que dejar de lado temporalmente. Ahora la zona de cardiovascular del gimnasio y la piscina se han vuelto imprescindibles en mi preparación física.


Perfil

• Un lugar de Vitoria-Gasteiz: mi casa en Berrosteguieta
• Playa o montaña: montaña
• Un libro: Otalorea, de Toti Martínez de Lezea
• Un deportista al que admiras: Mi marido, Pedro Añarbe
• Un sueño: Poder disfrutar del tiempo libre, mi familia, amigos…
• Tu mayor virtud: Fuerza de voluntad
• Tu mayor defecto: Soy muy ‘borde’