Estadio online | ES | EUS
Menu

Fernando Sz. Heredia

Fernando Sz. Heredia
Motorista

Fernando Sáez de Heredia tiene gasolina por sus venas y desde hace siete años se dedica en cuerpo y alma al mundo de la motocicleta compaginándolo con su trabajo. Después de un inicio por las categorías inferiores, este año su objetivo se dirige a llevarse la victoria final en la Copa Dunlop en categoría Extreme. A lomos de su Yamaha R-1 de 1000 centímetros cúbicos y 172 caballos, este vitoriano disfruta cada fin de semana recorriendo los circuitos de la geografía a velocidades superiores a los 290 kilómetros por hora.

P.- ¿Había alguna relación de tu familia con el motor?


R.- Desde pequeño comencé a ir en bici a todos los lados, hasta que un día descubría que había una bicicleta con motor. Ese día probé lo que era y me comenzó a picar el gusanillo de la velocidad. Empecé a andar en motos pequeñas y cada vez un poco más potentes hasta que me animé a dar el salto a circuito y poco a poco consolidarte y ver los progresos en las diferentes categorías. También he de agradecer a la familia que me han apoyado y respetado mi voluntad de esta afición por las motos.


P.- Poco a poco has ido creciendo como piloto hasta llegar a la Copa Dunlop. ¿Qué tal ha sido tu paso por todas las categorías previas?


R.- Esta es mi séptima temporada como piloto en categoría Extreme y hasta hace un par de ellas, no empecé a asomar por los diferentes podios. Hasta ese momento era todo aprender, coger experiencia y ver los progresos. El inicio siempre es duro porque en la primera carrera quedas el último, luego a la quinta carrera te sitúas entre los veinte primeros, y luego vas subiendo a medida que coges experiencia.


P.- Tu objetivo este año está claro y pasa por vencer la Copa Dunlop, en la categoría Extreme


R.- Lo llevo bien encaminado con dos terceros puestos en las dos primeras carreras, y sería una forma de agradecer dentro de la pista a toda la gente que me sigue y está pendiente de mi cada fin de semana por conocer el puesto de la carrera. También supondría un respaldo muy bueno para agradecer la confianza de los patrocinadores, que este año por fin me apoyan de manera que esta campaña no me va a suponer un gran desembolso económico para mi bolsillo. Así ellos pueden ver que el apoyo que me prestan tiene su recompensa dentro de la pista.


P.- ¿Qué características tiene la moto de este año?


R.- Es una Yamaha R-1 que se puede encontrar en cualquier concesionario con unas pequeñas modificaciones técnicas en la suspensión y una centralita para tener algún control más. Es prácticamente una moto de calle con sólo esos cambios. Con esta máquina tenemos que hacer frente a equipos que tienen a su alrededor 15 personas, y frente a eso nosotros hacemos lo que podemos.

P.- Frente a otro tipo de deportes has cogido uno no muy habitual y que te requiere una gran sacrificio en todos los aspectos.


R.- La verdad es que no es muy habitual, en comparación con los dos deportes mayoritarios como el fútbol y el baloncesto. Desde pequeño estaba convencido que las motos y la velocidad era lo mío y, por fortuna, hasta ahora puedo disfrutar de mi pasión y espero que pueda hacerlo durante más años. Tengo 29 años y hay gente con 35 años y más corriendo, así que espero poder seguir en este mundo.


P.- Con la moto a 290 km/h las caídas son tu peor enemigo.

Por lo general puedo decir que he tenido bastante suerte y soy de los pilotos que menos se caen. Tengo un par de caídas por temporada, y por suerte nada grave, por ahora, y espero que siga así. En cualquier caso en el tema de las caídas y la seguridad en los circuitos es muy importante que dispongan de una buena escapatoria y que haya personal que en breves instantes llegue para atender al piloto y sepa cómo tratarlo en esos primeros y decisivos momentos. Un retraso de cinco minutos en la evacuación de un piloto puede resultar mortal.


P.- Serás uno de los grandes defensores del proyecto de circuito en las inmediaciones de Vitoria-Gasteiz

R.- Sería algo maravilloso que pudiera salir adelante todo lo que se ha hablado sobre ese circuito, pero la verdad que es complicado. En otros lugares sucede que las instituciones quieren sacar adelante proyectos de circuitos, pero no hay el dinero necesario por parte de inversores privados y no se lleva adelante. En este caso sucede lo contrario, existe ese dinero de la iniciativa privada, pero parece que son las instituciones las que ponen las trabas y así será complicado que cuaje. Yo les recomendaría que asistieran un fin de semana a cualquier carrera y vieran la gran cantidad de pilotos vascos que participan en todas las categorías y modalidades y se darán cuenta de la afición y cantera que existe por el deporte del motor en Euskadi.