Estadio online | ES | EUS
Menu

Daniel Lz. Ipiña

Daniel Lz. Ipiña
“Cuando alguien llega a sentirse skater, el patín pasa a formar parte fundamental de su vida”

Daniel Lz. Ipiña es uno de los eslabones principales de la actual cadena de skaters en Vitoria-Gasteiz. Apasionado de esta actividad, todo reto se queda pequeño bajo las ruedas del patín de un joven que parece haber nacido con la tabla adherida a sus pies. Conocido por el sobrenombre de ‘Dani de Vito’, su relación con el ‘skate’ va más allá de la práctica, le preocupa el fomento de esta actividad y participa activamente en diversas acciones con este objetivo.

El skate no es la opción más habitual entre los jóvenes a la hora de elegir la práctica de un deporte ¿qué te movió a decantarte por ésta y no por otras alternativas mayoritarias?

Quizá precisamente eso. A los doce o trece años estaba cansado de jugar a fútbol, el baloncesto no me gustaba y, como desde pequeño había tenido un sancheski, empecé a practicar skate con los amigos. Entonces en Vitoria-Gasteiz no había una marcada cultura del patín y se puede decir que soy un patinador tardío. Hoy en día, sin embargo, hay muchos chavales que empiezan desde muy pequeños.

Podríamos calificarlo como un deporte anárquico en el que no existe la figura del entrenador o los horarios de preparación pero, ¿son necesarias muchas horas de práctica para alcanzar un nivel competitivo?

Para llegar a patinar bien es cierto que hace falta mucha práctica, hay que dedicarle muchas horas y hacerlo todos los días pero, sobre todo, lo principal es divertirse, disfrutar del patín con los amigos y en tu entorno. Al fin y al cabo el skate es una afición y, por lo tanto, quien disfruta patinando le dedica más tiempo y es esta misma práctica la que nos lleva a hacerlo cada vez mejor.

¿Es Vitoria-Gasteiz una ciudad preparada para el skate?

Podemos decir que esta ciudad aporta más dificultades que facilidades a la hora de patinar. La mala climatología no te permite salir todos los días que quisieras y, por otro lado, al tratarse de una actividad de calle, a menudo te encuentras con gente a la que no le gusta o le molesta.

En cuanto a los equipamientos disponibles en Vitoria-Gasteiz, las cuatro pistas de skate existentes (San Martín, Santa Lucía, Zabalgana y Sansomendi) están al aire libre con lo que ello conlleva. Además, presentan numerosas deficiencias debido a que, una vez construidas, la limpieza pública y el mantenimiento no alcanzan unos mínimos necesarios. Dada esta situación, los propios patinadores llevamos varios años reclamando a las instituciones una instalación ‘indoor’ en nuestra ciudad, un lugar preparado para patinar bajo techo. Ante la falta de expectativas favorables en este sentido, un grupo de 25 personas ligadas a este mundo hemos decidido tomar la iniciativa. Con el trabajo de todos, hemos creado en un pabellón un espacio con varias pistas construidas por nosotros mismos en el que los skaters de la ciudad podemos disfrutar de nuestra afición.

¿Cuál es la situación de la escena actual?

En Álava ahora mismo está un poco baja aunque hay muchos chavalitos que siguen esta cultura. Además, en Vitoria-Gasteiz ha habido desde siempre grandes profesionales del skate a nivel nacional como son Javi Sarmiento e Ibon Mariño.

¿Qué dirías que es necesario para practicar skate?

En mi trayectoria yo creo que lo principal es que me he divertido ‘como los enanos’. Hay quien, de manera errónea, empieza en este mundo con el objetivo de llegar a ser un gran profesional y ganar mucho dinero (se equivocan de deporte, para eso es mejor elegir fútbol o baloncesto). Disfrutar de lo que haces es imprescindible en una actividad tan agresiva para el propio cuerpo como es el skate. Los patinadores nos llevamos muchísimos golpes, los tobillos o las muñecas sufren a diario así que si no lo pasáramos bien con el patín en los pies no seríamos capaces de seguir.

¿Y para hacerse un hueco entre los profesionales en la materia?

Para llegar a ser profesional no sólo hay que ser una máquina patinando, ganar las competiciones o ser el que más salte y el que mejor estética lleve. Es imprescindible una actitud global: hay que saber patinar y, al mismo nivel, saber representar perfectamente a las marcas que te esponsorizan o patrocinan y sus valores.

¿Recomendarías este deporte a los jóvenes?

Sí, por supuesto. Pero no se lo presentaría como un deporte de competición. Aunque es cierto que se puede llegar a competir en esta disciplina, yo siempre lo he tomado como una afición o un hobbye, una actividad en la que invertir el tiempo libre. Como he comentado el dolor forma parte del día a día del patinador y es realmente necesario no perder las ganas de patinar. Cuando alguien llega a sentirse skater el patín pasa a formar parte fundamental de tu vida: todo lo que haces termina estando relacionado con el skate.

A pesar de que aquí en el Estadio no puedes rodar con el patín en los pies pasas muchas horas haciendo deporte en sus instalaciones…

Sí, últimamente vengo con asiduidad. Estoy en estos momentos preparándome para presentarme a las próximas oposiciones a bombero así que la piscina y el gimnasio son dos puntos diarios de entrenamiento.





Un rincón de Vitoria-Gasteiz: La catedral nueva

Playa o montaña: Ambas

Una película: The boxer

Un libro: 1984

Una comida y una bebida: Un buen chuletón y agua

Un reto de futuro: Conseguir una plaza en las oposiciones a bombero