Estadio online | ES | EUS
Menu

Iker Beitia

Iker Beitia
“Ir a los juegos olímpicos de Londres sería un sueño hecho realidad”

Iker Beitia es un ejemplo de superación. Jinete desde los 12 años y acostumbrado a participar en concursos y competiciones, una fatal caída hace cuatro estuvo a punto de apartarle de un deporte que le apasiona. Tres semanas en coma y mucha incertidumbre sobre su posible recuperación no hicieron mella en él. No sólo no se vino abajo, sino que concentró sus esfuerzos en volver a subirse al caballo. Apenas seis meses después, ya lo había conseguido. Y ahora, con 28, es todo un campeón en la modalidad paraecuestre que sueña con poder participar en 2012 en los Juegos Olímpicos de Londres con Ocupado, su fiel escudero. Para ir abriendo boca, el pasado mes de julio hizo podio en el Campeonato de España celebrado en Ulzama (Navarra).

¿Cómo y cuándo empezaste a montar a caballo?

Empecé cuando tenía 12 años en Vitoria-Gasteiz, en Echavarri-Viña. Al irme a estudiar a Madrid seguí montando. Cambié de caballo y comencé a competir en concursos completos de equitación que constan de tres pruebas diferentes: doma, salto y cross. Pero hace cuatro años en un concurso nacional en Santander tuve el accidente, el caballo y yo nos caímos en el último salto del cross. Estuve tres semanas en coma y cuando salí del hospital ni hablaba ni andaba. Los médicos no sabían incluso si iba a llegar a recuperarme.

¿No te dio miedo volver a subirte a un caballo?

Para nada. En cuanto pude quise subirme al caballo, lo demás me daba igual. El accidente fue en julio y en enero del año siguiente ya empecé a montar otra vez. Al principio no hacía nada más que un poco el paso, pero yo quería seguir compitiendo. Con el resto de jinetes tengo mucha desventaja, pero la Federación Española, en colaboración con la Internacional, empezó a organizar competiciones paraecuestres en las que empecé a participar. En Navarra había una liga autonómica a la que me apunté, y en 2010 gané el Campeonato de España.

¿Qué diferencias hay entre una competición normal y una paraecuestre?

En paraecuestre hay cinco grados en función de la discapacidad. Te evalúan cada año y te asignan un grado. Este año me han asignado el grado 3, en el que están jinetes con alguna discapacidad mental o con uno o dos miembros afectados. Además, a los jinetes paraecuestres nos dejan participar en concursos normales pero con las ayudas que tenemos en nuestra tarjeta. A mí, por ejemplo, me dejan llevar fusta y los pies atados con una goma a los estribos. Como entrenamiento viene muy bien, porque hay jueces que te evalúan y vas viendo qué nota obtienes compitiendo con gente que no tiene ninguna minusvalía.

¿Requiere mucho entrenamiento físico?

Yo entreno cada día una hora en la Finca Alberana en Zumelzu. Y además hago una hora de gimnasio todos los días porque quiero y me viene bien. No sólo es cuestión de montar, sino que quiero fortalecer ciertas zonas del cuerpo. Para montar a caballo hace falta estar en buena forma física. Eso que dicen de que tú no te cansas y sólo se cansa el caballo es mentira.

¿Qué características debe tener un caballo paraecuestre?

Lo más importante es el carácter, tiene que tener buen carácter. Una persona con algún tipo de minusvalía puede mover más una parte del cuerpo o no tener buen equilibrio, y un caballo que no acepte a una persona así o que sea muy asustadizo no sirve. Yo desde hace dos años montó a Ocupado, de once años. Para un caballo de competición es la edad perfecta. Viven 30 años, más o menos, pero el nivel de competición dura hasta los 22. Luego hay que retirarlos porque son como las personas mayores, empiezan con achaques. Entre los 10 y los 13 suele ser la mejor edad, porque tienen todos los conocimientos que han ido adquiriendo desde potros domándolos.

Siempre se ha hablado del efecto terapéutico que tiene los caballos sobre las personas discapacitadas.

A mí me ha ayudado mucho en todo lo relacionado con el equilibrio y la fuerza. Yo tengo más debilidad en el lado derecho, y montando me hace falta utilizar ese lado, estoy obligado, así que al final a base de usarlo lo fortaleces. Y lo mismo con respecto al equilibrio. Además, montando a caballo ejercitas músculos como si estuvieras andando. Por eso, es muy beneficioso para gente que está en sillas de ruedas, porque ejercitan músculos como si pudieran andar.

¿Qué retos te planteas a medio plazo?

Lo que más me gustaría este año es ir al Campeonato de Europa, que se celebrará en Bélgica en septiembre. Además, me gustaría poder ir a alguna otra prueba internacional para intentar conseguir la clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres, eso sería un sueño.

¿Qué instalaciones del Estadio utilizas más?
Vengo todos los días al gimnasio, y también utilizo mucho la piscina.


Perfil:

Rincón favorito de Vitoria-Gasteiz: el bosque de Armentia
Playa o montaña: ambas
Un libro: ‘El hombre que susurraba a los caballos’, Nicholas Evans
Una película: Australia
Comida y bebida preferida: pasta y Nestea
Deportista al que admiras: Anky van Grunsven, amazona holandesa
Un reto de futuro: poder participar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012