Estadio online | ES | EUS
Menu

Juan Carlos Samaniego "Tximist"

¿Porqué no en Verano?

¿Quién no ha echado un vistazo a las hojas del calendario y no ha hecho un cálculo rápido de los días que quedan para el verano? Una estación, que para la gran mayoría de la población, nos trae el recuerdo de las deseadas vacaciones y de todo lo que le rodea al verano: calor, sol y más horas de luz que alargan el día, dándonos la posibilidad de sacarle más provecho. El verano y las vacaciones, en su mayoría unidos a un cambio de residencia, acercándonos algunos al monte, otros a la playa y otros a la posibilidad de descubrir países, sus gentes y costumbres. Nos da también la oportunidad de gozar de la familia y los amigos, intentando recuperar las horas que no hemos pasado juntos el resto del año. Verano, buen tiempo, playa o monte, la familia y los amigos, la combinación perfecta para un merecido descanso, ¡y por que no! para practicar algo de actividad física. No hace falta recordar lo bueno y saludable que es hacer deporte. Cada día aparecen nuevas investigaciones serias y validadas que demuestran la eficacia del deporte o la actividad física en la prevención y tratamiento de ciertas enfermedades, hoy en día por desgracia muy comunes como enfermedades cardiovasculares, tensión alta,
obesidad, diabetes, osteoporosis, dolor de espalda, algunas enfermedades mentales y algunos tipos de cáncer. Y además ¡es divertido! Deberíamos aprovechar el verano
como punto de partida de una práctica deportiva sencilla y divertida. No es necesario dedicarle mucho tiempo a esta prácticas. Hay estudios que demuestran que 30 minutos diarios de actividad física moderada, son suficiente para empezar a ver y a sentir sus beneficios. En muchos momentos, esta actividad física la podríamos sustituir potenciando otras actividades, denominadas de vida cotidiana, como son el pasear al perro, dejar el ascensor y subir las escaleras, para desplazamientos cortos dejar aparcado el coche y realizarlo andando, bajarse del autobús una parada antes etc.... Una de las características que tiene la gente menos activa, es que al comenzar una actividad física y practicarla con regularidad nota una mayor mejoría que la gente que lleva practicando deporte desde hace años. Durante el verano diversas entidades, como el Estadio, organizan cursos y promocionan deportes, dando la posibilidad de descubrirlos y practicarlos bajo la tutela de técnicos especialistas. Pero para comenzar una actividad física, a veces no hay que mirar tan lejos, hay actividades básicas y próximas que nos pueden servir, para mejorar nuestra salud. El andar, correr, montar en bicicleta y nadar son actividades que las pueden practicar desde pequeños a mayores, en solitario o acompañado, por diferentes lugares y parajes y hasta la posibilidad de realizar circuitos específicos para evitar riesgos como pueden ser los “bide-gorris” para las bicicletas. Hay algunas normas básicas y sencillas para la práctica de la actividad física saludable. Si vas a correr el ritmo debe ser el que te permita mantener una conversación sin agobios con tu compañer@ de fatigas. Recuerda que si tienes problemas de espalda la natación es una gran aliada para tratarlos o prevenirlos. Si caminas a pie tiene que ser a un ritmo vivo (entre 12 y 13 minutos por kilómetro). Si haces cualquier actividad utiliza el material adecuado: zapatillas de correr si corres o caminas, una bicicleta que sea de tu medida, ropa adecuada. Especialmente en verano es importante una buena hidratación: bebe de 300 a 500 cc. de agua antes de realizar cualquier actividad física, y repite cada 30 minutos si es una actividad que se prolonga más de media hora. No nos olvidemos que si tenemos una enfermedad o molestia un reconocimiento médico adecuado nos ayudará a eliminar riesgos, nos aconsejará la mejor actividad para nosotros y nos marcará el ritmo ideal de trabajo. Es decir: practica actividad física segura. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “el estado de bienestar físico, mental, social y espiritual”, y la actividad física te puede ayudar a mejorar la tuya. ¿Y cuándo mejor momento que en verano para conseguirlo disfrutando?