Estadio online | ES | EUS
Menu

Ferran A. Rodríguez

Mens sana in corpore sano: actividad física y salud mental

La salud mental, al igual que los demás aspectos de la salud de la persona, no se refiere sólo a la ausencia de enfermedad mental. En el año 2002, la OMS dedicó su celebración anual del Día Mundial de la Salud bajo el lema “Por tu salud, muévete”. Dicha organización afirma que la actividad física puede contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas de todas las edades en muchos aspectos, entre los que se cuenta la mejora de la salud mental, de la coordinación motora y de la función cognitiva o intelectual. Además, los niveles de enfermedad mental son inferiores entre las personas físicamente activas. En general, la asociación entre actividad física y salud mental es positiva, es decir, la realización de una actividad física regular y moderada conlleva beneficios psicológicos, entre los que destaca la mejora de la percepción del estado general de bienestar, aplicado a todas las edades y de ambos sexos, aunque con sus diversas especificidades. La actividad física regular puede contribuir a prevenir y a tratar algunos trastornos mentales como la ansiedad, la depresión, los trastornos del sueño y, posiblemente, también pueda tener efectos favorables en los desórdenes de la conducta alimentaria o la enfermedad de Alzheimer, entre otros. También puede ser un medio eficaz para combatir el estrés, reforzar la autoestima y controlar las conductas adictivas. En las personas mayores o con problemas de salud, las sesiones de ejercicio adaptadas a la condición física de cada uno, incluso los simples paseos, pueden proporcionar la oportunidad de hacer nuevos amigos y mantener vínculos con la comunidad, reduciendo así el sentimiento de soledad y de exclusión social. La actividad física aumenta la confianza en uno mismo y la autonomía personal, cualidades que constituyen la base del bienestar psicológico. La mayoría de estas relaciones se han establecido mediante numerosos estudios o revisiones. Tomemos como ejemplo los efectos sobre la depresión, uno de los trastornos psico-físicos más frecuentes en nuestra sociedad. El efecto antidepresivo se constata desde la primera sesión, persiste a lo largo del programa de actividad y es consistente para cualquier edad, género o tipo de depresión. Dichos efectos son más evidentes en programas de más de nueve semanas de duración, en aquellos que incluyen ejercicio físico de mayor duración, intensidad y frecuencia, y en personas sujetas a programas de rehabilitación médica o que sufren depresión moderada o severa –más que en los que padecen depresión leve. Por otra parte, el efecto del ejercicio aeróbico es mayor que el que se obtiene con programas de relajación o de otras actividades meramente recreativas, resulta comparable al obtenido mediante la psicoterapia –si bien es máximo cuando se combina con ésta y con medicación y resulta más barato y simple que otras formas de tratamiento. Además, ofrece otros beneficios como son la mejora de la condición física y de la salud cardiovascular, metabólica o del aparato locomotor. Además, las personas físicamente sanas bajo medicación antidepresiva o psicotrópica pueden practicar ejercicio bajo supervisión médica sin que deba modificarse significativamente su tratamiento. Numerosos estudios han puesto de manifiesto que tanto la práctica de ejercicio como la mejora de la condición física se relacionan positivamente en todo tipo de personas con mejoras leves a moderadas de la ansiedad de rasgo –relacionada con una personalidad propensa a los estados de ansiedad–, de la ansiedad de estado –la relacionada con causas externas y se manifiesta sólo en dichas circunstancias–, y de las medidas sicofisiológicas del nivel de ansiedad –por ejemplo, la tensión arterial de las personas físicamente activas es 3-4 mmHg inferior a la de las personas sedentarias con tensión arterial dentro de la normalidad. Este año, la UE celebra el “Año Europeo de la Educación a Través del Deporte” bajo el lema “Mueve tu cuerpo, abre tu mente”.¿Podemos seguir ignorando por más tiempo el viejo adagio latino que da título a este breve artículo?