Estadio online | ES | EUS
Menu

Ander Corral y Álvaro Olasolo

Ander Corral y Álvaro Olasolo

Ander Corral y Álvaro Olasolo disfrutan con la adrenalina de la bicicleta de montaña en cada subida y bajada y han retornado del Campeonato de España por autonomías con la medalla de bronce, en la modalidad team relay, colgada del cuello.

A sus veinte años auguran una larga carrera sobre la bicicleta siendo conscientes de que “vivir de ello es imposible”, pero con la esperanza de “lograr que esta disciplina sea más conocida y tenga más popularidad en Álava”.

¿Desde cuando lleváis dándole al pedal en la BTT?

Álvaro Olasolo: Yo empecé jugando al fútbol y en una de esas ocasiones probé con la bicicleta de montaña tomando parte en marchas populares y sencillas y a partir de ahí ya cambié de disciplina y me volqué en el tema de la bici, hace unos cuatro años.
Ander Corral: Yo jugaba a balonmano, pero a mi padre siempre le ha gustado el tema de la bicicleta y a raíz de un Camino de Santiago que hice en bici, ya empecé a cogerle el gusto y dedicarle más tiempo hasta llegar ahora a compaginarla con los estudios.

¿Desde siempre tuvisteis claro que os iba más la montaña que la carretera?

A.O. La bici de carretera la empleamos para entrenar, aunque en alguna ocasión hemos participado en pruebas de carretera. El modo de competir entre montaña y carretera es diferente, porque en el asfalto se va a tirones durante toda la carrera, son más kilómetros de recorrido, mientras que en la BTT son pruebas que se hacen en un circuito durante dos horas y la intensidad es máxima durante todo ese tiempo.

¿Cuál es el panorama de la BTT en Álava?

A.C. En cuento a competición, están los campeonatos territoriales y las tres pruebas que forman parte del Open de Euskadi. En lo referido a participantes, somos pocos y muy poca gente. Hay ciclistas en otras categorías además de la nuestra pero somos muy pocos. De los que competimos no seremos más de quince en total, aunque federados pueda haber más gente. Es diferente estar federado para salir con la bici a tu aire a dar una vuelta o entrar en el circuito de pruebas y competir.

¿Qué habría que hacer para enganchar a la gente a esta disciplina?

A.O. El principal problema radica en que no hay una escuela de BTT en la que los chavales pequeños se puedan apuntar para conocer la disciplina, algo que si sucede con las escuelas de ciclismo que enseñan a los pequeños a participar con la bici de carretera. Si no existe esa posibilidad, dentro de los clubes de ciclismo los chavales no van a tener la posibilidad de conocer la BTT y nunca se va a generar cantera para que pueda haber competidores de nivel en Álava. En categorías inferiores hay un chaval que está compitiendo muy bien y parece que viene fuerte, pero habrá que esperar para ver si llega arriba.

¿Cómo motivaríais a la gente para que al menos se acercara a probar la BTT?

A. O. Yo les diría que se monten en la bicicleta para disfrutar de los paisajes y la naturaleza en cada prueba. Es cierto que también requiere un poco de sacrificio, pero que se ve compensado con el buen ambiente de los participantes que nos juntamos en cada carrera.
A. C. Si te gusta la bicicleta es una buena manera de competir. En lo que se refiere al sacrificio, como toda actividad deportiva, requiere un poco de control y limitación en cuanto a cosas habituales para los jóvenes y no puedes salir hasta tarde en vísperas de una competición. Pero, de todas maneras, sigue mereciendo la pena conocer la BTT.

¿Cómo lleváis la temporada hasta ahora?

A. O. Hemos terminado la primera mitad y ahora en septiembre empezamos con la segunda parte que tiene como competiciones más importantes el Open Diario de Navarra, que se disputa en Navarra, y la Copa Caja Rural en las que vamos a intentar hacer unas buenas carreras para terminar la temporada con un buen sabor de boca.
A. C. La competición nuestra se divide en dos partes. De marzo a julio y de septiembre a diciembre o enero. Durante esos meses participamos en el Open de Euskadi, campeonatos de Alava y todas las pruebas en las que podamos estar presentes. En los meses de invierno nos toca la preparación física para la nueva temporada.