Estadio online | ES | EUS
Menu

Aitor Ocio

Aitor Ocio

Aitor Ocio disfruta tras la final de la Copa del Rey disputada por el Athletic que ha permitido al equipo rojiblanco saborear una gran cita 24 años después. Además el central gasteiztarra volverá a jugar la copa de la UEFA la próxima temporada, en una carrera que comenzó en el Estadio donde “era un habitual en todos los partidos que se organizaban y siempre encontraba gente con la que jugar, a pesar de que fueran mayores que yo”

Has vivido una temporada de dos caras. Brillante en Copa e irregular y con más sufrimiento en la Liga.

La trayectoria en Copa ha sido excepcional, por haber generado de nuevo en Bilbao después de 24 años un ambiente y una ilusión que muchos aficionados no conocían y del que han disfrutado. En Liga es cierto que a todos nos hubiera gustado solventar antes la salvación para evitar algunos apuros, pero es cierto que a falta de nueve jornadas la mitad de equipos estaban todavía peleando por su permanencia. El nivel es parejo y, salvo tres equipos por arriba, hacer los deberes con antelación es complicado.

¿Como viviste los preparativos y ambiente previo a la gran final de Valencia?

Un poco al margen, porque como profesionales tenemos que vivir el día a día. Como profesional se vive con la lógica tensión y responsabilidad de saber lo que hay en juego y ponerte la camiseta del Athletic es un privilegio y un orgullo, pero también es una responsabilidad grande cada día.
Si que hubo momentos en que no de forma consciente, el tema de la Copa nos distrajo la atención en Liga con puntos que se nos escaparon, por todo lo que se veía en la calle, la ilusión de la afición, el tema de las entradas. Con el paso del tiempo se valorará la importancia de todo esto, porque en la rutina del día a día no te das cuenta de lo que supone por la tensión.

Ya viviste experiencias similares en el Sevilla y para los compañeros del Athletic habrás sido la referencia a la hora de pedir consejos o asesorar de todo lo que suponía.

Al final todos somos conscientes de lo que hay en juego y tenemos la misma ilusión. En cada club se vive de manera diferente, pero la ilusión de los jugadores es igual en ambos casos, porque a pesar de la distancia, Sevilla y Athletic son dos clubes con una afición similar, ambas viven la intensidad por el equipo los siete días a la semana, y no sólo las dos horas de partido, son dos modos de vida y dos hinchadas que van más allá de todo eso.

La final de Valencia o las que jugaste con el Sevilla son momentos estelares de tu carrera, pero todo empezó aquí en las pistas del Estadio.

He dado muchísimas patadas aquí en el Estadio y tengo muchos recuerdos porque además la zona del campo de fútbol no ha cambiado nada. Empecé viniendo los domingos con mis padres y luego ya venía yo solo con los amigos y he jugado al fútbol en la pista de baloncesto de abajo, que se ponían dos porterías, en el campo de tierra, hierba artificial y eso me ha dejado muy buenos recuerdos.

Aquel Aitor Ocio ni se imaginaba que un día sería profesional.

Tenías los lógicos sueños de cualquier niño. Me gustaba jugar por encima de todo. Fui creciendo y me llegaron las oportunidades, suerte y constancia de poder vivir del fútbol, superando las lesiones, malos momentos y otros aspectos que rodean el fútbol, Todo eso comenzó para mí aquí en el Estadio y los recuerdos son muy gratos.

Eres de los pocos vitorianos en Primera División. No son buenas épocas para el fútbol alavés.

Es una pena porque Vitoria-Gasteiz ha sido durante tiempo un lugar de buenos futbolistas, con buen trabajo de cantera en el Aurrera o Alavés. En los últimos años se han vivido penurias en los dos clubes y se impide desarrollar ese trabajo de técnicos y jugadores. Esta inestabilidad no ayuda en nada a que aparezcan nuevos talentos.

Eres todo un veterano de Primera, y te queda fuerzas para seguir muchos años en el fútbol.

A día de hoy me encuentro bien y tengo dos años más de contrato con el Athletic. Soy consciente de que esto tiene una caducidad y vas cumpliendo años y algún día se termina. Me encuentro bien física y mentalmente y mientras siga así estoy en condiciones de continuar. Siempre tengo en mente una frase que escuché y que dice que dejaré el fútbol, antes de que él me deje a mi. El día que realmente no me encuentre bien o no pueda estar al nivel, sabré que es mi momento y hasta ese punto he llegado.