Estadio online | ES | EUS
Menu

Iván Temprano

Iván Temprano

El palista del Zidorra P.T. Iván Temprano luce las medallas de bronce y plata de paleta cuero trinquete logradas en México 2006 y Cuba 2008, respectivamente, y para redondear un brillante palmarés sólo le resta el oro. No pierde de vista el Mundial de la especialidad que se disputará el próximo año en Pau y se resiste a dejar pasar la oportunidad de colgarse esa medalla que completaría su excelente palmarés “porque hay posibilidades de quedar campeón y estamos muy cerca del oro”, reflexiona. Las ocupaciones familiares y la compatibilidad con el trabajo son sus mayores obstáculos, aunque por intentarlo no va a quedar.

¿Cómo fueron tus inicios con la pelota, y en concreto con esta modalidad?
Comienzas yendo al frontón porque alguien te lleva, y en mi caso, mi padre de siempre ha tenido afición por esta modalidad y, de hecho, sigue practicándola. Es un deporte que de primeras no te suele enganchar, pero al final te termina gustando, ves que tiene su belleza, se disfruta, lo practica mucha gente y al final somos una gran familia los que nos dedicamos a ello. A pesar de practicarlo desde niño llegué a la élite internacional con 26 años, cuando lo normal es que la gente que destaca llegue a una edad más temprana.

Esa tardanza se ha visto reflejada con unos logros deportivos importantes como tuviste en México y Cuba.
Es algo que no me esperaba ni por asomo cuando empecé con la pala. Con la poca gente que practicamos esta disciplina en Álava, lograr que alguien de aquí logre esos méritos es realmente complicado. En otras provincias como Navarra, que tienen el monopolio de esta disciplina hay mucha más gente y tiene más opciones. Es la recompensa a una trayectoria de muchos partidos jugados con Iñigo Arrieta como compañero y haber vencido torneos importantes y de prestigio.

Se confirma en vuestro caso el potencial de Álava como cuna de grandes palistas y puntistas.
En cualquier modalidad de pala y cesta punta, tenemos gente para competir y ganar e incluso en mano trinquete. Donde Álava está más floja es en mano y ahí sí que cuesta que aparezca una figura relevante.

¿Qué cualidades debe reunir un buen palista como es tu caso?
Cada jugador tiene sus características que le definen sobre la cancha. En mi caso destaco por tener un saque muy bueno, y otra de mis mejores virtudes es el buen golpeo a una mano, y la capacidad para aguantar el peloteo. Cubro mucho frontón, soy muy defensivo y es bastante complicado hacerme un tanto.

En tu palmarés ya tienes el bronce y la plata y si sigues esa progresión el próximo metal en llegar será el oro
Me están tentando para ir al Mundial de Pau, Francia, en 2010. Nos tenemos que comportar como deportistas de élite y es complicado compatibilizarlo con la vida familiar y laboral. Debemos cumplir muchos requisitos en cuanto a controles anti-dopaje, entrenamientos y concentraciones que me obligan a ir muchas veces a Pamplona. Para preparar una gran competición de estas necesitas estar centrado en ello durante cuatro ó cinco meses, y hay que sacrificar muchas cosas en casa para poder hacerlo bien. Si me planteo jugar ese Mundial, va a ser seguro mi última competición internacional. Luego, por supuesto que seguiré jugando a pala mientras disfrute de ello.

Hay buenos resultados deportivos pero ¿hay cantera y relevo de más jugadores de pala en Álava?
Hay gente con ganas, pero no en número suficiente. A nivel del Zidorra hay un buen jugador como Josu Bagazgoitia que es, probablemente, el jugador que mejor anda de toda la provincia, en cuanto a juventud o promesas de la especialidad. En lo referido a jugadores de más veteranía, estamos Iñigo Arrieta, Tomás Lacalle, Sergio Martínez y yo como los que más años llevamos dedicados a esto y no nos cuesta mantener ese nivel de alta competitividad sin apenas entrenar.

Como animarías a que la gente pudiera probar con la pala, y luego si les gusta puedan seguir disfrutando de ella.
En primer lugar que se acerque a esta modalidad, que pruebe y que tenga un poco de paciencia porque es un deporte complicado para poder disfrutar desde el primer día que coges una pala. Los que empiezan de pequeños a base de ir jugando muchos partidos, pronto le cogen el gusanillo, pero con la pala no es como el pádel de sencillo.