Estadio online | ES | EUS
Menu

Iñaki Ortuzar

En primavera, deporte en la naturaleza

Acaba el invierno, las temperaturas se suavizan, el Gorbea va perdiendo su manto blanco, cuando nos levantamos es de día o casi, las tardes se alargan y las excusas para refugiarse al abrigo del hogar empiezan a escasear. Pese a que gracias a la tecnología las prendas deportivas de “outdoor” nos posibilitan, cada vez, mayor protección para poder practicar actividades deportivas, incluso en la época más fría, es evidente que la primavera invita expresamente a llevarlas a cabo al aire libre y más en concreto en la naturaleza, donde la estación se manifiesta en todo su esplendor. A la trascendencia, vital para el cuerpo humano, de realizar ejercicio físico como medio de salud y calidad de vida, a todas las edades, añadimos los incuestionables beneficios que nos brinda llevarlo a cabo en el marco natural. Existen formas de práctica deportiva que no precisan aprendizaje previo, ni edad límite, ni siquiera capacidades físicas o técnicas mínimas, en definitiva, asequibles a todos. No hay que ser muy original, la mayor parte de la población activa española, vasca o alavesa lo practica: andar. Efectivamente, el deporte nacional, al menos a nivel de práctica, no es el fútbol, sino el paseo, el andar. Y en Vitoria-Gasteiz es fácil poder hacerlo: Salburua, los parques de Olarizu y Zabalgana, el bosque de Armentia, con continuación hasta Zaldiaran… Entornos privilegiados prácticamente en la misma ciudad, dotados de paseos, senderos balizados, donde sin apenas darnos cuenta estamos convirtiendo el andar en una actividad a la que hoy en día se denomina senderismo. Actividad ésta, ya en la naturaleza, que consiste en recorrer a pie por senderos, caminos o pistas, un itinerario señalizado, atravesando lugares de interés naturalístico -flora, fauna, paisajes-, cultural o histórico. ¿Qué nos aporta elegir este marco para nuestra práctica deportiva? Sin duda una actividad aún más gratificante, relajante y placentera que nos ayuda a conocer nuestro país, mientras nos mantenemos en forma. “Un día de sendero: una semana de salud” reza un conocido lema de ánimo al ciudadano sedentario, al urbanita que necesita compensar el estrés de su estilo de vida con una actividad física y psicológicamente regeneradora. El País Vasco en general, y Álava en concreto, atesora una raigambre montañera muy importante. Nuestros ancestros por medio de la pesca, la caza, el pastoreo, la agricultura, el carboneo y posteriormente el comercio y la minería hace ya mucho que se echaron al monte. Si la capital o sus alrededores están sobradamente dotados de atractivas posibilidades para andar, a pocos minutos de ella podemos hacer monte o senderismo, como prefiramos denominar el desplazamiento a pie por la naturaleza, recorriendo caminos con una carga histórica tan significativa como la Ruta del Vino y del Pescado, que obviamente acercaba el vino de la Rioja Alavesa a la costa y los frutos del mar a la inversa. O la Senda de las Carboneras, recorrido por los vestigios de esta labor en la Sierra Cantabria. O ya, por último aunque existan muchas otras opciones, la Vía Verde del ferrocarril Vasco-Navarro, que desde Estella, pasando por la Montaña Alavesa, Santuario de Estibaliz, Gamarra se iba a orillas del pantano de Ullibarri-Gamboa hacia tierras gipuzkoanas y que nos permite recorrer su histórico trazado tanto a pie como en bicicleta a salvo de los peligros del tráfico rodado. Y que decir de las posibilidades que nos ofrecen nuestros Parques
Naturales, espacios protegidos por su valor ecológico, cultural, paisajístico, educativo y científico, poco transformados por la explotación humana, y por tanto, dignos de ser conservados y visitados. Están bien cerca, incluso se ven desde casa: Gorbea, Valderejo,
Urkiola, Izki, Aitzkorri, unas joyas. Documentarse sobre posibles itinerarios es fácil, dada la profusión de publicaciones en formato topoguía, revista o libro que encontramos en las librerías especializadas. Si a pesar de todo ello tenemos dudas, pero ganas, acudamos a los clubes de montaña, nos recibirán con los brazos abiertos. O todavía más cómodo y mejor acompañado ¡apúntate a las excursiones de Estadio!

Dr. Iñaki Ortuzar