Estadio online | ES | EUS
Menu

María Ascasso

María Ascasso
Tiradora de esgrima

Publikoarentzat oro har eskrima ezezaguna den arren, 1896an Atenasen egindako lehen joko olinpikoetako bederatzi kiroletako bat izatearen ohorea du. Pierre de Coubertin baroia, joko haien sustatzailea, eskrimalaria zen, eta florete zein sable lehiaketak antolatu zituen. Handik 120 urtera, eskrima garrantzia hartzen hasi da Araban. Gasteiz Eskrima Klubean (CEGA) soilik —hirian dugun klubetako bat da—, 80 bazkide baino gehiago daude, haurrak eta helduak barne. María Ascasso (Gasteiz, 1992) presidentea izateaz gain, Arabako Superkopako txapelduna da; titulu hori berak baino ez du lortu orain dela zazpi urte sortu zenetik.

Aunque la esgrima es una gran desconocida para el gran público, cuenta en su honor con ser uno de los nueve deportes que se practicaron en los primeros juegos olímpicos modernos celebrados en Atenas en 1896. El barón Pierre de Coubertin, impulsor de estos juegos, era esgrimista, y no dudó en incluir competiciones de florete y sable. 120 años después, la esgrima empieza a despegar en Araba/Álava. Solo el Club de Esgrima Gasteiz (CEGA), uno de los existentes en la ciudad, cuenta con más de 80 socios entre infantiles y adultos. María Ascasso (Vitoria-Gasteiz, 1992) es, además de su presidenta, la campeona de la Supercopa de Araba/Álava, título que sólo ella ha logrado desde su creación hace ya siete años.

¿Cuándo comenzaste a practicar esgrima?

Hace unos diez años, cuando tenía 14, vi en la televisión y dije en casa que quería probar. Mi madre vio que en los cursos municipales había y me apuntó. Era sólo por un trimestre, así que si no me gustaba lo podía dejar. Y sigo desde entonces.

¿En qué consiste? ¿Cuáles son las reglas básicas?

En tocar sin ser tocado. Hay tres modalidades: espada, florete y sable. En espada y florete hay que tocar con la punta, y en sable con toda la hoja. Nosotros aquí hacemos espada. Hay que tocar lo más rápido posible siguiendo unas técnicas básicas durante varios asaltos.

¿Qué categorías hay en la competición?

Las y los esgrimistas somos tiradores y competimos por edad. Por un lado están los escolares, que son menores de 15 años y se van agrupando por franjas de edad; y entre los mayores hay una categoría de menores de 20 y otra de mayores de esta edad.

¿De qué elementos se compone la equipación?

De la chaquetilla, el pantalón, un peto interior de tela, otro peto interior de plástico rígido para proteger el pecho, sobre todo las mujeres, la coquilla en el caso de los hombres, medias, zapatillas de esgrima, la careta, con una rejilla para poder ver, el guante siempre en la mano armada, la espada y los cables que conectan la espada. Además, las pistas son de 14 metros de largo y entre 1 y 2 de ancho y el suelo es metálico.

¿Cuál es la mejor edad para comenzar a practicar?

Cualquiera, porque en función del nivel físico las exigencias que te vas a marcar van a ser unas u otras. Los niños empiezan siempre muy ilusionados por aquello de las espadas, pero hemos empezado con adultos y también están encantados, no hay ningún problema con la edad.

¿Qué es lo más importante en este deporte?

No perder la concentración y saber adaptarte al tipo de juego que te haga el rival.

¿Requiere mucha exigencia física?

Todo depende del nivel al que lo practiques. Es un deporte muy completo que trabaja absolutamente todo el cuerpo. Exige mucha potencia de piernas, resistencia física, velocidad, coordinación, trabaja todos los aspectos.

¿Cuánto entrenas?

Entreno en la sala del centro cívico de Salburua tres días a la semana. Trabajamos mucho la parte física, con calentamiento, un bloque físico, técnica y parte táctica, qué hacer, aprender a reaccionar ante un rival, y asalto libre como si fuera una competición. También hacemos clases de mano, clases particulares con el entrenador haciendo ejercicios sin parar con las manos. Y los otros dos días el entrenador nos suele mandar ejercicios para que hagamos en casa. Los fines de semana es cuando competimos.

Pero además de practicar esgrima entrenas a niñas y niños…

Sí, doy clases a niñas y niños de entre 6 y 15 años. Tengo dos grupos, uno de 18 y otro de 25, y además otro con siete adultos.

¿Cuánta gente la practica en Araba/Álava?

Cada vez más. Ahora sólo en el CEGA tenemos más de 50 niños y otros 30 adultos, pero cada vez hay más gente federada y más escolares. Tratamos de darlo a conocer mucho a través de las redes sociales e intentamos hacer exhibiciones en colegios, en centros deportivos, en partidos del Araski y del Baskonia.

¿Cuál es el nivel de las instalaciones?

Está muy bien. Con la nueva sala de esgrima de Salburua hemos dado un salto importante. Aunque está sin montar del todo, es una sala específica, tiene las paredes de cristal y se nos ve entrenar desde fuera, lo que supone también una forma de darnos a conocer.

¿Qué valores te ha aportado?

Disciplina y respeto por el rival. También la habilidad de mantener la concentración. Pero lo fundamental es el respeto al rival porque tienes un arma. Lo que intentas inculcar a los niños cuando les das clase es que no se trata de hacerle daño, sino de tocarle respetando que es una persona, y que no es necesario atravesarlo. Y educación, siempre saludamos al principio y al final de cada asalto, es un deporte de caballeros.

¿Te ves viviendo en un futuro de este deporte?

Me encantaría poder hacerlo entrenando, pero ahora mismo es imposible. No tenemos demanda suficiente. Es un deporte muy desconocido.

Perfil:

• Un rincón de Vitoria-Gasteiz: El parque de la Florida
• Una película: ‘Doce hombres sin piedad’ de Sidney Lumet
• Un libro: ‘Mil soles espléndidos’ de Khaled Hosseini
• Una manía en el deporte: Llevar el pelo perfectamente recogido
• Otro deporte para practicar: fútbol o esquí
• Un lugar de vacaciones: Castro Urdiales