Estadio online | ES | EUS
Menu

Seminario de Espalda - Método periné y movimiento

Seminario de Espalda - Método periné y movimiento
Para conocer, cuidar y ejercitar bien tu espalda, participa en este seminario de Espalda, los sábados de Febrero, seas o no alumno de la Escuela puedes participar.

Para conocer, cuidar y ejercitar bien tu espalda, participa en este seminario de Espalda 'Método periné y movimiento', los sábados de febrero a las 9.30 h. en sesiones de hora y media, seas o no alumno de la Escuela puedes participar.

En este seminario trabajaremos el Método periné y movimiento. Este trabajo es de especial interés para preparar y afrontar mejor el día a día.

Las incripciones desde tres semanas antes, son en Recepción, t. 945131345 o ”Estadio online” , hasta el miércoles anterior al seminario.

Estos seminarios se realizan en la sala Escuela de espalda y su precio es de 30€ para abonadas/os y 43€ para no abonadas/os.

El método Periné y Movimiento® es unos de los diferentes repertorios del Gesto Anatómico®, que designa la PARTE PRACTICA del método Anatomía para el movimiento®. Periné y Movimiento® es una línea de trabajo que pone en juego el periné en el cuerpo entero en movimiento.

Se presenta como una sesión de gimnasia colectiva, con esta diferencia que todos los movimientos son selectos y puestos juntos con un objetivo constante: introducir varias formas de solicitación del periné.

Está estructurada como un protocolo de 10 sesiones incluyendo una progresión de la primera a la última. Estas 10 sesiones constituyen un tronco central a partir de lo cual se puede alargar o reducir el curso según las circunstancias.

Elaborado desde quince años, este método fue primero enseñado por fragmentos durante los seminarios de Anatomía para el movimiento®.

Buscamos cumplir con seis requisitos a lo largo de cada sesión. Ellos se pueden combinar.

Se busca la tonificación muscular de los músculos del suelo pélvico pero al mismo tiempo, en alternancia, su relajación, su flexibilidad y sobre todo su coordinación con otros movimientos usuales como por ejemplo la respiración, el equilibrio postural, y hasta el acto vocal.

Se reconoce la zona del periné y todas las estructuras alrededor a partir de un trabajo sensorial.

Se da una importancia grande al reconocimiento sensorial regional. Esto concierne primero la zona de la pelvis como lugar donde se atan los músculos del periné, y también como estructura que tranquiliza porque permite de orientarse en esta parte del cuerpo.

A partir de aquí los ejercicios apuntan a reconocer las diferentes zonas del suelo pélvico, los músculos circundantes a fuera de la pelvis y solo después, los músculos de los esfínteres. Así está reconocida la musculatura del periné y está integrada en un conjunto anatómico más amplio y con funciones muy variadas.

A lo largo de una misma sesión, se cambia a menudo de postura. En una hora de clase, un mínimo de diez posturas diferentes está propuesto. El objetivo es de modificar constantemente la orientación de la pelvis.

De este modo, la gravedad hace una movilización visceral hacia la parte la más baja de la pelvis inferior que va movilizando también las fascias que compartimentan las vísceras. Así se despierta de manera propioceptiva y profunda la zona de la pelvis inferior, y también se activa la circulación. Se activan juegos de presión/depresión variados sobre el periné. La serie de clases empieza con situaciones sin presiones sobre el periné.

Luego, a lo largo de las sesiones, y en función de los tests que indican que es posible hacerlo, aparecen varios factores de variaciones de presiones: se tonifica el periné variando por ejemplo las sincronizaciones respiratorias, las posiciones vertebrales y costales, las posturas en declive del tronco, las posiciones de los brazos y de las piernas.

Se estira el periné con movimientos amplios de las caderas y de la columna que movilizan a la pelvis. Algunos de estos movimientos propuestos llevan a las caderas o a la columna a amplitudes y direcciones inusuales.

Se ponen en tensión músculos y ligamentos que remolcan a los huesos de la pelvis y la llevan a ser deformada. Estas deformaciones, aunque sean mininas, ponen en estiramiento algunas zonas del periné. Esto se busca para tonificar los músculos en posición más o menos alargada, y desarrollar su flexibilidad. Así se puede también privilegiar un trabajo de las zonas anterior o posterior del suelo pélvico, incluso pasar de una a otra.

Se moviliza la pelvis con movimientos asimétricos de las caderas y de la columna. Gracias a ello, algunos músculos del periné es estiran mientras otros, al contrario, se acortan. La tonificación tanto como la relajación del periné están solicitadas en estas posturas, permitiendo un trabajo asimétrico. Ello puede corregir una asimetría existente en el caso de un trabajo individual, o ser propuesto como un factor adicional de enriquecimiento sensori-motor de la zona del periné.