Estadio online | ES | EUS
Menu

Leire y Nerea Beitia

Leire y Nerea Beitia
El sueño americano

El curso que ahora finaliza ha supuesto el bautismo americano de Leire y Nerea Beitia. Son dos hermanas gasteiztarras que han sido becadas por el Missouri Valley College para estudiar una carrera universitaria y jugar al fútbol, al soccer como es conocido allí. Al término del primer curso hacen balance de la experiencia y desgranan sus impresiones.

¿Cuándo comenzasteis a jugar al fútbol?

Nerea: Llevamos jugando al fútbol desde que tenemos uso de razón, siempre lo hemos hecho hasta que a los 7 años encontramos un club en el que aceptaban chicas. A pesar de que mi madre nos apuntó a todos los deportes posibles, nosotras seguíamos empeñadas, y nos daba igual que dijeran que era un deporte de chicos.
Leire: Después de probar varios deportes al final nos decantamos por el futbol, que era lo que realmente nos gustaba. Mi madre se dio cuenta que ni unos patines, ni un balón de baloncesto ni una raqueta de tenis nos hacían tan felices.

¿Qué sentisteis cuando os aceptaron a las dos juntas para ir a Estados Unidos?

N: Nos advirtieron de que sería muy difícil que nos aceptaran a las dos en la misma universidad, así que la sensación de felicidad que sentimos cuando recibimos la noticia es inexplicable. Sabíamos que sería una experiencia muy dura, y tenernos la una a la otra lo facilitaba mucho más.
L: Yo no pude reaccionar hasta estar en mi cuarto a 8.000 kilómetros de distancia de casa. Te vienen muchas cosas a la cabeza: la familia, tu equipo, tus amigos, el idioma, la distancia… pero creo que la felicidad de cumplir un sueño es lo que mejor definiría esa sensación. Sobretodo irte con tu hermana gemela, alguien con quien no necesito hablar para entendernos.

¿Qué se siente al jugar al soccer en un país en el que las chicas mandan?

N: El soccer aquí es muy diferente a España, pero no sólo la forma de jugar, sobre todo por el ambiente. En España van a verte tus padres y algún amigo, aquí viene toda la universidad, y en partidos de equipos profesionales el ambiente es muy parecido a uno de primera división en España.
L: Te sientes parte de algo que de verdad es valorado por la gente. Sales al campo y antes de cada partido suena el himno nacional y, aunque no sea tu país, sabes que estas defendiéndolo en ese momento y se te ponen los pelos de punta.

¿Cómo es vuestro día a día en Missouri?

N: El año se divide en dos semestres muy diferentes: fall (otoño), entre agosto y diciembre y que es cuando competimos, y spring (primavera), de enero a mayo y sin temporada. En fall por las mañanas teníamos clase, por las tardes entrenábamos dos horas, y durante la semana teníamos uno o dos partidos y el fin de semana otro que podían ser en casa o fuera. En spring, en cambio, entrenamos tres o cuatro días a la semana con mucha menos intensidad y jugamos un partido amistoso.
L: Entre la universidad, los entrenamientos, los partidos y trabajar en la cafetería no tienes mucho tiempo. Pero la universidad es pequeña, es como una familia y normalmente es una rutina muy bonita.

¿Qué tal estáis compaginando la práctica deportiva con los estudios universitarios?

N: Muy bien porque nos ponen muchas facilidades. En fall, al tener menos tiempo libre, escogemos asignaturas de menor dificultad, y en spring cogemos las más complicadas. Pero los profesores entienden que juguemos y que haya clases a las que faltamos, y si tenemos algún examen nos lo ponen otro día.
L: Depende de la parte del año en la que estés, pero el primer año no tienes muchas clases porque es adaptación. En cualquier caso, te dan todas las facilidades.

¿Qué tal ha ido la temporada?

N: La suerte no estuvo de mi parte y me lesioné en el primer partido de liga. Como es tan corta, a pesar de ser tan intensa, no jugué.
L: Ha sido muy buena porque batimos el récord de victorias que había desde hace muchos años.

¿Creéis que en España las mujeres podrán algún día ser profesionales jugando al fútbol?

N: Ahora mismo es muy complicado, la desigualdad que hay es enorme. Pero es verdad que el fútbol femenino se ha desarrollado mucho. Ahora podemos competir en ligas femeninas, jugar en equipos solo de chicas, y hace 15 años era impensable.
L: Todavía queda un largo camino. Estamos evolucionando, y espero que acabemos ganado esta batalla, pero queda muchísimo trabajo.

¿Qué opináis de esa desigualdad?

N: Es un claro ejemplo del mundo machista en el que vivimos. Nos fuimos a Estados Unidos por muchas razones, aprender inglés y estudiar fuera fueron las principales. Pero otra fue porque no queríamos dejar el fútbol. Así que solo espero que en un futuro las mujeres no tengan que irse tan lejos para tener una oportunidad.
L: Es injusta, pero define a la perfección la sociedad en la que vivimos.

¿Cuándo venís al Estadio, qué instalaciones frecuentáis más?

N: Solemos estar en la piscina de trampolines, nos gusta también el solárium y pasar la tarde en el tren.
L: Hace un año la biblioteca, pero desde que era pequeña la piscina de trampolines, las pistas de tenis y el campo de futbol han sido nuestros lugares.


PERFIL

Un rincón de Vitoria-Gasteiz – N: La Florida / L: La Sureña del centro
Una película – N: Siete almas / L: Pearl Harbour
Un libro – N y L: ‘Martes con mi viejo profesor’ de Mitch Albom
Una manía en el deporte – N: Entrar al campo antes de un partido con el pie izquierdo, porque soy zurda / L: Rezar antes y después de cada partido
Otro deporte – N y L: Esquí
Un lugar de vacaciones – N y L: Marbella