Estadio online | ES | EUS
Menu

Ruth Brito

Ruth Brito
“Cuando cruzas la meta todo lo que has pasado se olvida en un segundo”

Lanzaroten jaio eta 2008an Gasteiza bizitzera etorritako gazte hau, triatloian, munduko mailarik altuenera iritsi da. Iaz Gasteizko Munduko Iraupen Luzeko Txapelketan lehena izan zen, Abu Dhabiko iraupen motzeko nagusia irabazi zuen, eta bere jaiotze-uharteko ironmana ere, munduko gogorrenetako bat, bukatzea lortu zuen. Datorren urtearen hasieran bere lehen semeaz erdituko da, eta berriro lehiatzeko gogo biziz dabil jadanik.

Nacida en Lanzarote y vitoriana de adopción desde que se trasladó a vivir a la capital alavesa en 2008, Ruth Brito ha llegado al más alto nivel del triatlón mundial. El año pasado se subió al escalón más alto del podio en el Campeonato del Mundo de Larga Distancia, ganó el absoluto de corta distancia en Abu Dhabi e incluso terminó el Ironman de su isla natal, conocido como uno de los más duros del mundo. A principios de año dará a luz a su primer hijo y ya está impaciente por volver a competir.


¿De dónde viene tu afición por el triatlón?

Comencé a los 17 años; en mi isla natal el triatlón tiene un gran seguimiento a raíz de la celebración allí del Ironman. Mis primeros pasos fueron en el triatlón de promoción y poco a poco, llevada por la gente que me rodeaba tanto allí como en Las Palmas, donde estudié Educación Física, probé con el triatlón corto y la media distancia. Tras una temporada alejada de la competición debido al trabajo y a algún problema de salud, volví a prepararme y a participar en diferentes pruebas con Eneko Llanos (su pareja). Se puede decir que es el impulsor de mi vuelta y desde entonces, también, mi entrenador.
Junto a él he logrado mis mayores logros, estar a su lado en el entrenamiento y en la competición, entenderle, ayudarle en todo lo que puedo, me lleva a mí también a mejorar día a día. Siempre decimos que somos un equipo y es que esa decisión fue la más acertada que hemos tomado. Es algo que nos une mucho, que nos apasiona a los dos y que ambos necesitamos.

¿Cuál consideras la mejor experiencia de tu carrera deportiva?

Terminar el Ironman fue la más gratificante. Aunque Vitoria-Gasteiz sea ya también mi casa, corría entre los míos y en el que se puede decir que fue mi año. Tuve muchos problemas en la maratón, tuve que caminar dos horas, pero mi constancia me hizo terminarlo. Para ser el primero en el que participaba era un gran logro y llegar a meta uno de los momentos más satisfactorios de mi vida.

¿En qué consiste la preparación de un triatleta?

Depende de la competición que estás preparando y el tiempo disponible. Hay gente a la que la familia o el trabajo le impiden llevar un ritmo mayor y quizá entrenen una vez al día y se afanen más en concentrar la preparación el fin de semana. Yo, que dispongo del tiempo necesario, generalmente realizo dos sesiones diarias: combino una hora de natación o de carrera a pie, con dos o tres de bicicleta, varía en función de los días. El fin de semana aprovecho para hacer rutas más largas de bici o una transición.

Una preparación exigente difícil de compaginar con otras obligaciones…

Yo soy una privilegiada pero tengo alrededor a triatletas que además deben dedicarse a su trabajo o la familia y eso es admirable. Personas que trabajan ocho horas al día, que tienen sólo una para comer y se van a entrenar o que llegan de trabajar a las siete de la tarde para atender a sus hijos y salen a correr a las 10 de la noche. Estas personas tienen mucho más mérito. Para nosotros es nuestro trabajo, para ellos, sin embargo, su pasión, su hobby.
Además a estas horas debemos sumarles los viajes a las ciudades donde se celebran las competiciones. A veces estás en sitios paradisiacos y casi no tienes ocasión de conocerlos. Por un lado es maravilloso poder disfrutar de eso pero por otro no todo es de color de rosa.

¿Cuál es la situación más difícil a la que se enfrenta un triatleta?

Sin duda el momento de decidir una retirada. Para cualquier deportista es lo más complicado. Muchas veces somos cabezotas y pensamos en no retirarnos porque así la siguiente prueba será más fácil, pero es entonces cuando hay que tener la cabeza fría y pensar que esto puede suponer una lesión, un perjuicio a largo plazo. También es cierto que muchas veces las retiradas te hacen luchar más en las carreras siguientes, dices: ahora voy a esforzarme más por conseguir ese objetivo.
Es una decisión que cuesta mucho tomar pero a su vez supone un aprendizaje muy importante para el deportista, conocer tus posibilidades, saber respetar tu cuerpo y tu salud.

¿Qué cualidad es la más necesaria para practicar el triatlón?

Lo más importante es la fuerza mental. El día a día lo puedes sobrellevar pero en una competición, y más si es larga distancia, pueden pasar mil cosas, desde salir mal del agua, sufrir un pinchazo en la bici, que te sienten mal lo geles nutricionales… Hay que saber luchar contigo mismo durante la competición para poder cruzar esa meta. En ese momento todo lo que has pasado se olvida en un segundo. Para mí el triatlón de larga distancia es una recompensa personal, solo compites contigo mismo, es lo más gratificante.

¿Recomendarías esta modalidad a los jóvenes?

Por supuesto. Precisamente ahora estamos intentando fomentarla en el Estadio. Hemos creado la escuela de triatlón, de la que cada año salen más jóvenes y ese es mi propósito: que aflore desde la niñez, desde la juventud, como cualquier otro deporte. Es una disciplina joven que todavía no ha echado raíces. Este proyecto, en el que hemos puesto mucha ilusión, pretende crear afición a través del juego, que es como los niños deben ver los deportes.

¿Qué nivel tiene este deporte en Araba/Álava?

En estos dos o tres últimos años ha crecido una barbaridad. El Campeonato Mundial celebrado aquí el año pasado hizo que mucha gente conociese de cerca este deporte y se ha notado un incremento notable en el número de triatletas. Es un deporte atractivo, un reto personal que te hace plantearte si serás capaz de conseguirlo. Además el cuerpo lo agradece, nadar, correr y andar en bici de manera compaginada, son los ejercicios que a menudo nos recomiendan los médicos, se puede considerar deporte-salud.

¿Qué objetivos te planteas a partir de ahora?

La espina que tengo clavada es volver a participar en un Ironman. Después de Lanzarote pensé que nunca iba a volver a uno de ellos y ahora quiero hacerlo porque sé que puedo competir mejor y disfrutar mucho más incluso que en aquella ocasión. Me gustan también las carreras de montaña así que otro objetivo es probar un año en ese mundillo.

¿En qué zonas del Estadio se te puede ver más a menudo?

En verano en la piscina ya que es lo más parecido al mar de mi tierra que tengo aquí en Vitoria-Gasteiz. Durante todo el año en el gimnasio y desde aquí aprovecho, además, para salir habitualmente a correr.


Un lugar de Vitoria-Gasteiz: el embalse de Ullibarri-Ganboa
Playa o montaña: playa, aunque la montaña también me gusta
Un libro: La última lección, de Randy Pausch
Una manía en el deporte: No soy demasiado maniática
Un sueño: ‘Ser humilde, tener amor y dar amor’, ese es mi lema